jueves 29/7/21
Apolo es el número 1 de los toros probados

El mejor semental de España con hijas lecheras es de León

El toro frisón, introducido por Fefricale en 2016 en el Censyra, que se ha encargado de su cría, se ha convertido el pasado mes de noviembre en el mejor de todo el país al presentar el mayor valor en índice genético
Tomás Mantecón y Gregorio Alcántara junto a Apolo. MARCIANO PÉREZ

El número uno de España. De forma inesperada a sus cuatro años, Apolo, un toro frisón que se ha criado en el Centro de Selección y Reproducción Animal (Censyra) de León se ha convertido en el mes de noviembre en el mejor semental —entre los toros probados— con hijas lecheras del país. Así lo refleja la lista ICO (índice genético español) de alta fiabilidad elaborada por la Confederación de Asociaciones de Frisona Española (Conafe) y en la que a la cabeza de la lista de 200 toros se encuentra Apolo.

Un logro que todavía no se acaba de creer el gerente de Federación Frisona de Castilla y León (Fefricale), Gregorio Alcántara, que fue el encargado de seleccionar e introducir en el Censyra de León a Apolo en el 2016. Según explicó Alcántara a este periódico, «Apolo es el primer toro fruto de la colaboración con la cooperativa alemana Masterrind GmbH, por la que ellos nos mandan una serie de toros candidatos para nuestro programa de mejora genética y, en función de las características, desde Fefricale seleccionamos los que nos parecen mejores y los llevamos al Censyra de León que se encarga de criarlos y de hacerles ‘saltar’, es decir, de extraerles el semen».

Dosis de semen guardadas en nitrógeno líquido. M. P.

Alcántara detalló que «Fefricale es una organización sin ánimo de lucro que va comprando una serie de sementales de toro frisón y se ocupa del control del libro genealógico de la raza, del control lechero y de la gestión del programa de mejora genética para nuestros socios ganaderos». No obstante, apunta que «en comparación con comunidades como Galicia, País Vasco o Asturias tenemos muy poco presupuesto y metemos al año tres o cuatro toros en el Censyra para su cría cuando ellos igual meten 40 o 50»; por lo que resalta que «conseguir que ahora sea el número uno de España es un éxito porque estadísticamente tenemos menos probabilidades».

Asimismo, el gerente de Fefricale afirmó que «me enteré que Apolo era el número uno de España porque vi que estaba en número once en la lista mundial de Interbull». «Sabía que era un toro muy bueno, pero para nada pensaba que se fuera a convertir en el número uno», aseveró.

Apolo, a la cabeza de los toros probados que tienen hijas, destaca también por ser transmisor del gen de animales sin cuernos, por lo que el 50% de sus hijas no tendrán cuernos, un aspecto importante desde el punto de vista de bienestar animal. Además, es un toro cuya beta caseína es A2A2, por lo que al cruzarlo con una vaca con ese mismo gen, la hija tendrá una leche más digestible; es BB para Kappa caseína, por lo que la hija tendrá leche con mayor rendimiento quesero; y es portador del factor rojo, que hará que pueda tener hijas de capa roja y blanca.

Pajuela’ con 30 millones de espermatozoides. M. P.

Por su parte, el director del Censyra, Tomás Mantecón, señaló que desde el centro se encarga de extraer las dosis de semen y conservarlas con todas las garantías sanitarias y de calidad para que la fertilidad no se vea afectada. «En el Censyra recibimos a los sementales que nos trae Fefricale y a los 12 o 14 meses iniciamos que el toro empiece a acostumbrarse a ‘saltar’. Por lo general, a la semana les solemos hacer ‘saltar’ dos veces y hacen dos eyaculaciones por día en las que producen 400 o 500 dosis de media», explicó, a la par que añadió: «las dosis las almacenamos en nitrógeno líquido para su conservación y están en el centro 30 días antes de ser distribuidas para garantizar esa calidad».

Las dosis, guardadas en ‘pajuelas’, según desgranó Mantecón, «contienen 30 millones de espermatozoides —una mayor cantidad frente a centros que lo destinan a la comercialización que meten cinco u ocho— para conseguir un alto porcentaje de fecundación»; que posteriormente son repartidas por Fefricale entre sus socios. Ante este número 1 de Apolo, sus ‘pajuelas’ han sido más demandadas y, una vez que se acaben las reservas —de las que tienen unas 6.000—, volverán a hacer ‘saltar’ al semental «porque lleva sin hacerlo dos años». Tras dar prioridad a sus socios, las pondrán a la venta para poder seguir creciendo.

El mejor semental de España con hijas lecheras es de León
Comentarios