sábado. 02.07.2022
DESAPARICIÓN EN EL CAMINO

Un mes y muchos interrogantes

Hoy se cumplen 30 días de la desaparición de Denise Thiem, la peregrina a la que se le perdió la pista en Astorga; la investigación sigue rastreando el terreno sin resultados
Denise Thiem.

«¿Dónde está Denise?, ¿Qué le ha pasado?». Estas son dos de las preguntas que más resuenan en las últimas semanas en Astorga y en las localidades cercanas por donde cruza el Camino de Santiago. Hoy se cumple un mes desde que esta peregrina de origen chino americano dio señales de vida por última vez. Fue a través de un correo donde saludaba ‘desde Astorga’ y explicaba que sus plantes pasaban por ir a misa y después seguir su ruta hacia El Ganso. Era 5 de abril, Domingo de Resurrección. Desde entonces nada más se ha sabido de su paradero y tampoco se han registrado movimientos en sus cuentas bancarias, redes sociales ni en el pasaporte.

Un mes y cientos de interrogantes para tratar de encajar todas las piezas de un puzzle que pueda determinar qué ha pasado y dónde está esta peregrina que hasta principios de abril mantenía comunicación vía skype y correo electrónico con su familia y amigos. Fue, precisamente, la ausencia de noticias la que motivó a su hermano Cedric Thiem a desplazarse a España para tratar de localizar a Denise. El 20 de abril aterrizó en Madrid donde denunció la desaparición de la mujer, aunque ya antes algunos amigos se habían puesto en contacto con varios establecimientos astorganos para intentar despejar sus dudas.

Hasta la fecha nada ha dado resultado y el paradero de Denise sigue siendo una incógnita. Cedric sigue en Astorga colaborando con los agentes y los voluntarios que continúan rastreando el Camino para tratar de hallar alguna pista sobre el terreno. Ya son muchas las batidas que se han realizado, se ha peinado desde Hospital hasta más allá de Foncebadón sin encontrar absolutamente nada que puede ayudar a dar con la mujer.

A su hermano le cuesta creer que se haya ido por su propio pie y por el momento todas las líneas de la investigación siguen abiertas, según reconocieron ayer fuentes de la Subdelegación. Se ha contactado con un hombre italiano que estuvo con Denise aquella mañana y se ha valorado el testimonio de varias peregrinas que dijeron haber sido «molestadas». Sin embargo de Denise Thiem ni rastro ni tampoco de ninguno de sus objetos personales que ayuden a hacer una composición de lo que pudo pasar. El trayecto se ha rastreado palmo a palmo incidiendo en las zonas más abruptas y en las más cercanas a Astorga. Todavía no se descarta nada.

Un mes y muchos interrogantes