domingo. 27.11.2022

La Audiencia Provincial impuso una pena de nueve meses de prisión al conductor de un vehículo que se empleó de forma temeraria en un trayecto desde Boñar a Pola de Laviana, donde fue detenido por la Guardia Civil.

Un agente de la Guardia Civil de Cistierna vio cómo el acusado a uno o dos kilómetros de Boñar al cruzarse con el vehículo de patrulla, no llevaba puesto el cinturón de seguridad, ante lo cual se dieron la vuelta, yendo prácticamente detrás de él, que podía verles por el espejo retrovisor, poniendo los luminosos y sonido del vehículo de la Guardia Civil y en Boñar, en vez de frenar, aceleró brutalmente, ante lo cual le siguieron y en un túnel adelantó a un tractor ocupando la calzada de sentido contrario existiendo línea continua, viniendo al menos dos vehículos de frente que tuvieron que maniobrar a los que no identificaron por estar más atentos al vehículo del acusado.

Le hicieron un seguimiento en larga distancia por seguridad de estos vehículos, no pudiendo alcanzarle por la gran velocidad que llevaba, invadiendo el sentido contrario, con peatones transitando en pueblos, creyendo que iría al triple de velocidad del límite de 50 Km/hora establecido.

Aviso a todas las patrullas

Cuando le perdieron visualmente al ir a la velocidad adecuada en los pueblos, dieron aviso a la Central para avisar a otras patrullas. Inicialmente iba hacia Asturias, pero en la primera huida lo hacía en dirección a León, dándose la vuelta al observar un control, volviendo a cruzarse con él, dando ellos también la vuelta, siendo imposible seguirle.

En el juicio, el otro agente declaró que que cuando visualizaron el vehículo hacia el kilómetro 13 de la LE-331, se fijaron en que no llevaba el cinturón de seguridad puesto y dieron la vuelta (iban dirección Asturias) y las luces del vehículo, con distintivos de la Guardia Civil, para que parara y empezó a acelerar rápidamente y en un túnel con cambio de rasante adelantó a un tractor viniendo coches de frente que tuvieron que frenar para no chocar con él, le llegaron a perder de vista, pasaba por los pueblos a más del triple, y al pasar por Boñar puso en peligro a los transeúntes; volvió hacia ellos ante un control; cree que la Guardia Civil de Laviana puso un control donde lo pararon.

Frente a ello, el acusado negó que los agentes de la Guardia Civil le dieran el alto hasta llegar a la localidad de Pola de Laviana, en el vecino Principado de Asturias, y que viniera ningún vehículo detrás de él.

Añadió que no había visto señales del coche ni que hubiera huido de los agentes de la Guardia Civil, si bien reconociendo que, igual, había adelantado en línea continua y acelerando para acabar la maniobra pero negó que otros conductores hubieran tenido que realizar maniobras evasivas para evitar colisionar con él.

Nueve meses por conducción temeraria de Boñar a Asturias
Comentarios