martes 19.11.2019
MEDIO AMBIENTE

El ministerio urge la construcción del nuevo centro de cría del urogallo

La Junta niega retrasos y afirma que está redactando el proyecto, todavía sin ubicación fija
Pollos nacidos en cautividad en el centro asturiano de Sobrescobio. DL
Pollos nacidos en cautividad en el centro asturiano de Sobrescobio. DL

El Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) ya ha liberado los 827.603,83 euros procedentes del Fondo del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, para la construcción del nuevo centro de cría en cautividad del urogallo cantábrico de León, según fuentes del Gobierno central. El proyecto, cuyo presupuesto es de un millón de euros —el resto lo aportará la Junta de Castilla y León—, fue una de las medidas más importantes acordadas en el marco de la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente celebrada en agosto de 2018 para tratar de revertir el descenso poblacional de esta especie, declarada ese mismo año en situación crítica. Este centro viene a complementar el trabajo de reproducción de la especie iniciado en 2009 en las instalaciones ubicadas en el centro asturiano de Sobrescobio.

 

Desde la Dirección General de Patrimonio Natural y Política Forestal de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León se recuerda que el proyecto para la construcción de este centro fue solicitado por la Junta de Castilla y León a la línea de Fondo Patrimonio Natural, que desde la Administración General del Estado subvenciona proyectos para especies en situación crítica, y en las líneas de trabajo previamente acordadas en los correspondientes grupos de trabajo.

 

El proyecto de construcción del centro de cría se formalizó en diciembre de 2018 mediante un contrato administrativo especial, de redacción de proyecto y ejecución de obra, con un plazo de ejecución hasta noviembre de 2020. Por tanto, desde el gobierno autonómico aclaran que no se puede hablar de retrasos, ya que queda un año por delante. Estas mismas fuentes apuntan además que están actualmente en la fase de redacción del proyecto constructivo, «la fase de mayor importancia y que está conllevando el análisis de las experiencias de cría en cautividad de tetraónidas a nivel mundial», afirman.

 

A pesar de que se baraja la posibilidad de que el proyecto se lleve a cabo en la Dehesa de Valsemana, en el municipio de La Ercina, donde la Junta de Castilla y León cuenta con instalaciones ya en marcha, la consejería niega que esté decidida su ubicación. En este monte de utilidad pública, la consejería cuenta con centro cinegético en funcionamiento desde hace más de cuarenta años, que actualmente dispone de 16 cerramientos que suman 252 hectáreas, en las que la actividad principal se centra en la cría de corzos en semilibertad.

 

También, en una de sus zonas acotadas, reside desde hace dos semanas la osezna Saba, rescatada el pasado mes de mayo en la localidad asturiana de Sabadía, donde culmina su proceso de recuperación y adaptación al medio natural, en semilibertad controlada.

 

De todos modos, el Miteco pide al Gobierno autonómico «mayor celeridad» para la puesta en marcha del centro, ya que a diferencia de otras poblaciones emblemáticas amenazadas, como las del lince, el oso o el lobo, la situación del urogallo cantábrico cada vez es más grave y se teme seriamente por su supervivencia.

 

El último estudio

 

El pasado 25 de enero, el Miteco presentó el primer censo completo sobre el urogallo cantábrico, en el que han participado las comunidades autónomas, que desveló la delicada situación de la especie.

 

El estudio revela que quedan tan solo 292 ejemplares de urogallo cantábrico que sobreviven en un área de distribución de 350 kilómetros cuadrados de la cordillera cantábrica. Los datos evidencian el estado de severa amenaza que atraviesa la especie y la necesidad de reforzar las medidas de conservación por parte de las distintas administraciones, que trabajan ya en acciones sobre el terreno para mejorar la supervivencia de los individuos y en la construcción de un segundo centro de cría en cautividad en León, que se unirá al ya existente en Asturias.

 

De los 292 ejemplares contabilizados en toda la cordillera cantábrica, aproximadamente dos tercios corresponderían a ejemplares macho y una tercera parte a hembras. El 79,5% de los urogallos se encuentra en Castilla y León, distribuidos por las comarcas de Alto Sil y Omaña, y el 20,5% restante se localiza en la vertiente asturiana, principalmente en el Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias. No se han encontrado indicios de presencia en zonas orientales de la cordillera cantábrica.


 

El ministerio urge la construcción del nuevo centro de cría del urogallo