jueves 27/1/22
                      Jesús Julio Carnero junto a Ester Muñoz y los presidentes de los regantes, ayer en Llamas. DL
Jesús Julio Carnero junto a Ester Muñoz y los presidentes de los regantes, ayer en Llamas. DL

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ya ha alcanzado el 97,4% del compromiso en materia de regadío para toda la legislatura. Así lo explicó ayer el consejero, Jesús Julio Carnero, en Llamas de la Ribera, donde ha firmado un convenio con el presidente de la Comunidad de Regantes Llamas de la Ribera y Presa Camperón, José Demetrio Fernández, el presidente de la Comunidad de Regantes Presa Forera, Canillas y Llacín, Luis Fuertes, y el presidente de la Comunidad de Regantes Canal de Carrizo, José Antonio Amor.

El objeto del acuerdo es la ejecución y financiación de las obras de modernización y consolidación de los regadíos que estas tres comunidades de regantes tienen, y que van a gestionar de forma común, en el término municipal de Llamas de la Ribera.

La firma de estos acuerdos va a permitir la inversión de 10,8 millones de euros para la modernización de 878 hectáreas de las que se van a beneficiar 865 agricultores de estas comunidades de regantes de la provincia.

Para Jesús Julio Carnero, «es un motivo de alegría poder decir que, con la ejecución de este proyecto, las actuaciones iniciadas en esta legislatura alcanzarán el 97,4%, es decir, casi 29.700 hectáreas, de lo comprometido en el Programa de Impulso para la ejecución en esta legislatura en materia de regadíos que era llegar a actuar en 30.425 hectáreas, incluyendo las actuaciones realizadas, en ejecución y con convenios suscritos».

El consejero ha querido resaltar la importancia que estos trabajos tienen en la zona porque «los regadíos son indispensables para la fijación de población en el medio rural y básicos para mejorar la economía. Con la modernización garantizamos el futuro del sector agrario y con ello el de nuestros pueblos».

Las obras permitirán reducir el coste del riego por aspersión en un 35%, emplear un 20% menos de agua y aumentar en un 30% el valor agregado bruto de cada hectárea. Al hecho de que en las zonas modernizadas la incorporación de jóvenes al sector es un 80% superior se añaden como beneficios una reducción de la contaminación difusa superior al 30% y el ahorro de entre un 25 y un 30% en el abono nitrogenado para obtener las máximas producciones.

El convenio firmado ayer va a permitir la redacción del proyecto correspondiente y de los documentos ambientales para realizar la tramitación y ejecución de las obras, que se realizarán íntegramente por el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl). Este organismo financiará el 71% de las obras mientras que las comunidades de regantes asumirán el 29% necesario para completarlas.

Las acciones encaminadas a la modernización y consolidación consisten en la transformación del riego por gravedad en riego por aspersión a la demanda.

El Itacyl se encargará de la construcción de un sistema de bombeo y regulación y la red de distribución de agua con tomas o hidrantes en parcela, para ello también ha sido necesaria la realización de una nueva concentración parcelaria en consonancia con lo establecido en la Ley Agraria de Castilla y León. También se dotará la red de riego de los correspondientes automatismos para el manejo del mismo, permitiendo la optimización y el ahorro del agua para el riego.

Especial relevancia tiene que, como consecuencia de las inundaciones de 2019, se llevó a cabo, entre otras actuaciones, la construcción de un dique de zahorra natural en el margen de la presa que discurre paralela al río Órbigo, para proteger a los cascos urbanos de Llamas de la Ribera y Quintanilla de Sollamas de posibles inundaciones producidas por avenidas. Esta obra ha tenido un coste de 1.705.285 euros.

Reivindicaciones a la CHD

Las tres comunidades de regantes tienen distintas tomas de agua y condiciones y uno de los problemas ha sido el planteamiento ante la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) para modificar estos aspectos y adaptarlos a las necesidades de la modernización planteada.

La modernización de 878 hectáreas en Llamas de la Ribera costará 10,8 M€
Comentarios