lunes 1/3/21
Especie en regresión

La montaña de León concentra el 29% de la superficie de perdiz pardilla a nivel nacional

Sin embargo la especie no ha mejorado desde que se dejara de cazar hace 30 años y ahora está en peligro de extinción
Pardina

No corren buenos tiempos para la pardiz pardilla. La popular ave de caza por excelencia en los años 90 se encuentra en estos momentos en regresión en toda Europa, donde en países como Suiza se ha dado por extinguida. Para que no ocurra lo mismo en España, el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco) la incluyó el pasado mes de septiembre en la categoría de peligro de extinción dentro del Catálogo Español de especies Amenazadas.

Sin embargo, esta vistosa ave, tiene en León su área más extensa de distribución a nivel nacional. Según datos de la Fundación Patrimonio Natural de la Junta de Castilla y León, el área de distribución de la especie en Castilla y León representa en torno al 37% del total nacional y, dentro de la región, la provincia de León es la que aporta más superficie ocupada (77%), siendo también la provincia que se sitúa a la cabeza a nivel nacional con el 29% de superficie. Dentro de la provincia de León, los núcleos de mayor densidad, incluso de Castilla y León, se han detectado en las montañas de Riaño y Mampodre.

La perdiz pardilla (Perdix perdix hispaniensis) es un ave galliforme asociada a la alta montaña de la mitad norte de la península Ibérica. Durante los meses invernales las grandes nevadas provocan que se desplacen hacia collados y fondos de valle de menor altitud, donde buscan alimento en zonas libres de nieve como manantiales y turberas. La perdiz pardilla se encuentra incluida en el Anexo I de la Directiva 2009/147/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009, relativa a la conservación de las aves silvestres, para cuya conservación se han designado Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) en Castilla y León. En consecuencia, la perdiz pardilla cuenta en Castilla y León con un plan básico de gestión y conservación como valor de la Red Natura 2000.

Últimos datos
En el último conteo realizado en 2018 en León se realizaron 122 avistamientos en los que se localizaron 379 ejemplares

Fue especie cazable en Castilla y León hasta la década de los noventa pero actualmente no tiene la consideración de especie cinegética en Castilla y León, aunque tampoco se encuentra incluida en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y, por lo tanto, tampoco en el Catálogo Español de Especies Amenazadas (Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero). No obstante, las poblaciones del sistema Ibérico (La Rioja, Burgos y Soria) se han incluido recientemente dentro de la categoría de En Peligro de Extinción del Catálogo Español de Especies Amenazadas debido a su estado de conservación desfavorable.

Aunque en las zonas centrales de distribución se mantienen todavía poblaciones nutridas y estables, la tendencia regresiva experimentada en las últimas décadas ha producido un aislamiento progresivo de los núcleos y extinciones en las áreas periféricas, por lo que el Libro Rojo de Las Aves de España la considera dentro de la categoría «Vulnerable» siguiendo los criterios de amenaza de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Todo indica que, entre otras cuestiones, el abandono del pastoreo con la consecuente matorralización, la predación y los efectos del cambio climático han reducido sensiblemente tanto su ámbito de distribución como sus densidades.

El último estudio que ha abarcado todo el ámbito regional data de 2000-2001 Diagnóstico de las poblaciones de perdiz pardilla en Castilla y León y directrices de manejo (Robles et al. 2002). En este estudio la estima obtenida del tamaño de población fue de 2.800-3.000 parejas en la región, si bien hay que considerar el amplio intervalo de confianza motivado por la gran variación de los resultados de los censos (1.500-4.400 parejas). Por sectores geográficos resulta clara la importancia del núcleo cantábrico, con una población estimada de 2.200 parejas, muy por encima de las cerca de 500 del núcleo gallego-leonés en Sanabria-Cabrera y Montes de León, y de las 150 parejas estimadas para el sistema Ibérico. Además, confirmaron la presencia vestigial en el norte de la provincia de Burgos.

En el diagnóstico de 2000-2001 se realizaron batidas de censo con perros de muestra en un total de 89 parcelas repartidas por toda la región, de las cuales 77 de las parcelas se ubicaron en Zonas de Especial Protección para las Aves (Zepa).

La montaña de León concentra el 29% de la superficie de perdiz pardilla a nivel nacional
Comentarios