martes 19/1/21

La montaña leonesa se cobró en 2013 un muerto frente a los seis del año anterior

Los servicios de rescate realizaron el año pasado en la provincia 30 intervenciones.

La montaña leonesa, que en cada una de sus vertientes atrae cada año a miles de senderistas, se cobró el año pasado la vida de una persona, un gallego de 63 años de edad que falleció en la zona babiana de Peña Ubiña al despeñarse mientras hacía una ruta de senderismo. A pesar de esta pérdida humana, este dato se puede considerar como positivo, si se tiene en cuenta que durante el 2012 fueron seis las personas las que fallecieron mientras realizaba actividades de montaña, una de ellas un niño de corta edad que perdió la vida mientras esquiaba en una zona fuera de pista de la estación de San Isidro.

Cuando la montaña muestra su peor cara son dos los servicios de rescate que acuden a socorrer a las víctimas. Por un lado, se encuentra el Grupo Especial de Montaña de la Guardia Civil, con sede en Sabero, que solo el año pasado realizó en la provincia de León un total de veinte intervenciones en las que rescataron a 30 personas, una de ellas un niño. En siete de esos rescates ha participado el helicóptero de la Guardia Civil (UHEL), con sede en la Virgen del Camino.

Esta unidad dispone las 24 horas del día de varios equipos de intervención, en permanente disponibilidad, ante cualquier tipo de incidencia en montaña, tanto en las vertientes leonesas como en las vertientes de las provincias limítrofes.

Del mismo modo, durante la temporada de esquí, efectivos del Greim prestan servicio permanente de orden público en la estación de esquí de San Isidro, y de forma intermitente el las estación de esquí de Leitariegos y ya mas esporádica en el Alto del Morredero.

El otro de los servicios permanentemente alerta ante cualquier incidencia en las zonas de montaña es el Grupo de Rescate y Salvamento de la Agencia de Protección Civil de la Junta de Castilla y León. Este servicio realizó en 2013 un total de diez intervenciones en la provincia leonesa, once menos que las ejecutadas el año anterior, el trágico 2012 que se cobró la vida de seis personas en León.

A pesar de que este invierno no se han registrado incidentes importantes la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo de Castilla y León pone de manifiesto una vez más los peligros que esconde la montaña en condiciones meteorológicas desfavorables.

La Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo de Castilla y León (Fdmescyl) recuerda que para evitar accidentes «es necesario extremar las precauciones», afirma Álvaro Ramos, guía de alta montaña y director de la Escuela de Alta Montaña de Castilla y León.

Álvaro Ramos insiste en que la mejor prevención es «una buena planificación», al tiempo que pide a los montañeros, senderistas y deportistas que sean «menos ambiciosos» con sus salidas de alta montaña, «cuando el temporal puede poner en peligro su vida». «No se trata de renunciar a salir, pero sí de prevenir el riesgo», afirma Ramos en la web de la federación, www.fclm.com

«Ahora mismo existen dos factores que aumentan el riesgo de avalanchas en zonas como el Sistema Central. Por un lado, está nevando muchísimo y, por otro, hay muchísimo viento», comenta el representante de la federación castellano y leonesa. «Estos dos factores originan placas de viento, que es una de las clases de avalancha que más accidentes mortales provoca en la nieve», señala.

Desde la federación se recomienda seguir tres puntos para evitar accidentes. Primero, planificar bien la salida que se va a realizar, con actividades alternativas menos exigentes y que puedan estar menos condicionadas por la meteorología. Segundo, tener muy claro el protocolo de seguridad. El tercer punto sería el relativo al equipamiento y al material adecuado para llevar a cabo una actividad deportiva.

La montaña leonesa se cobró en 2013 un muerto frente a los seis del año anterior