domingo 23/1/22

Las reacciones de los alcaldes de las zonas de los pueblos afectados por la posible supresión del servicio movil bancario de Unicacada no se ha hecho esperar, como tampoco el de la Diputación de León. «Nos oponemos frontalmente a la decisión de Unicaja de suprimir el servicio de unidades móviles por los pueblos y así se lo haré saber personalmente a la dirección de la entidad financiera». Así de contundente se mostró ayer el presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán, que conoce los planes de la entidad informado por los sindicatos.

Para el máximo responsable de la institución provincial «es una medida injusta que supone un castigo inaceptable que se suma al abandono al que los bancos están sometiendo al medio rural de la provincia y que ahora deja a las 32 localidades que recibían este servicio sin él».

Desde la Diputación se muestra «completamente en contra y en especial en este caso por el arraigo de esta entidad en la provincia, por los orígenes leoneses de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad y Caja España», recuerda Morán.

Por eso insiste en la necesidad de que los bancos «no deberían valorar el servicio que prestan en el medio rural sólo desde el punto de vista económico, sino que deberían atender también las cuestiones sociales.» Desde la Diputación de León, afirma el presidente, «seguimos trabajando para encontrar fórmulas que mitiguen esta lamentable situación y espero que pronto podamos darlas a conocer».

Morán: «El final de este servicio es un castigo inaceptable para el medio rural»