lunes 24.02.2020

La nueva Ley de Patrimonio Natural unifica en una red las áreas protegidas

La normativa regulará por primera vez la conservación de la biodiversidad.
La nueva Ley de Patrimonio Natural unifica en una red las áreas protegidas

Las áreas protegidas del entorno natural estarán enmarcadas en una única red, según se recoge en el proyecto de ley de Patrimonio Natural, aprobado ya por el Consejo de Gobierno, y que pretende dar «coherencia» a todas las figuras de protección de las que gozan los espacios naturales de la comunidad.

Esta es una de las novedades del proyecto, que pretende aúnar la REN (Red Espacios Naturales) y la Red Natura 2000, las LIC y las Zepas. La normativa prevé también crear unas nuevas figuras a través del catálogo de «paisajes sobresalientes» , en el que se incluirán los criterios que se aplicarán para su conservación. En este listado figurarán aquellos espacios no incluidos en la red ya existente. Con ello, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente pretende dar un nuevo impulso a aquellos parajes que requieren una «cierta consideración y regulación», según la Ley.

A este catálogo se unirán también el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y un Intentario Regional de Bancos de Material Biológico y Génerico.

La nueva Ley de Patrimonio Natural, que sustituye a la que se encuentra en vigor desde 1991, hace hincapié en la conservación de la biodiversidad de las especies, hasta ahora había una legislación directa del Estado. A partir de esta norma se recoge y se desarrolla en un título concreto, dentro del cual se crea un catálogo de especies amenazadas en régimen de protección especial, así como las de régimen de atención preferente en Castilla y León (no están amenazadas pero si deben ser vigiladas).

El Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial incluye el Catálogo de Especies Amenazadas y el Inventario de Especies de Protección Especial. Entre las de catalogación especial, Silván citó la cigüeña blanca; el oso, aguila imperial o lince, entre las amenazadas y la cigüeña negra entre las vulnerables.

Por otro lado, el texto reconocelas ayudas para los municipios de influencia socioeconómica incluidas en terreno de la Red de Espacios Naturales. Se trata de una línea de subvenciones que existían tradicionalmente por parte de la Consejería para ayudar en actividades que fueran compatibles, pero que llevan suspendidas tres años por la crisis. La Junta pretende retomarlas «cuanto antes, en cuanto la disponibilidad lo permita, y por eso se mantienen en la ley». Este tipo de ayudas se otorgaban a los municipios de la Red de Espacios para actuaciones como depuradoras, infraestructuras y obras urbanísticas en pueblos.

En este sentido, la nueva Ley hará hincapié en el fomento de los espacios naturales como uno de los motores de desarrollo socioeconómico de la Comunidad,

Respecto a las urbanización del entorno natural, la normativa obliga a administraciones y promotores privados a tener en cuenta el impacto ambiental de las obras, infraestructuras, planes y programas desde el diseño inicial de los proyectos, lo que supondrá que los documentos incluirán ya su repercusión en el medio, a diferencia de lo que sucede hoy en día, cuando se someten una vez conocidos los proyectos. La ley pretende, además de la regulación directa y sustantiva de conservación de espacios y biodiversidad e introducir la conservación como algo transversal para el resto de políticas sectoriales.

La nueva Ley de Patrimonio Natural unifica en una red las áreas protegidas