viernes 14/8/20

Un nuevo Life incidirá en aceptar la presencia del oso en la cordillera

La FOP y la Junta gestionan el proyecto que se aplicará en la zona oriental y en los Pirineos.
Un nuevo Life incidirá en aceptar la presencia del oso en la cordillera

m. r. | león

Mejorar el conocimiento y la valoración de la Red Natura 2000 y del oso pardo en la zona oriental de la Cordillera Cantábrica y en los Pirineos es el objetivo del Life Gobernanza e Información ‘Viviendo en Natura 2000 y viviendo con osos en dos pequeñas subpoblaciones amenazadas’, que gestionarán la Fundación Oso Pardo (FOP) y la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León. El nuevo programa europeo pretende «estimular la participación de todos los actores locales para conseguir una convivencia fructífera con el oso, de forma que mejore su estado de conservación y además se evite el deterioro de los espacios Red Natura que sustentan la vida de esta especie y de otras muchas», según señaló ayer la FOP, que destacó que el proyecto tendrá como escenario los territorios de los dos núcleos oseros «que presentan una recuperación más débil». Se trata por un lado de la subpoblación oriental de la Cordillera Cantábrica, que se asienta entre las comunidades de Asturias, Castilla y León y Cantabria, y por otro, el núcleo occidental de los Pirineos, que abarca una pequeña área entre Navarra y Aragón.

Este nuevo Life —que está dotado con 783.250 euros, de los cuales, 464.400 euros, el 60 por ciento, proceden de la Unión Europea—, alcanzará a 51 municipios localizados dentro de 29 espacios Red Natura.

«El buen mantenimiento de la Red Natura 2000 es especialmente importante para el área de distribución de las dos subpoblaciones de oso pardo más pequeñas y amenazadas de España», señala la fundación en un comunicado en el que incide en que «Natura 2000 y oso son dos potentes motores dinamizadores. Juntos, refuerzan la idea de que la conservación de la biodiversidad es más una oportunidad que un problema para el desarrollo sostenible de los territorios».

Las acciones de comunicación del Life pretenden sentar los cimientos para una toma de decisiones en la que participen los actores locales. Son ellos los que ponen en marcha los proyectos, tanto públicos (planeamiento urbanístico, infraestructuras…) como privados (de empresas, industrias, ganadería, turísticos…), y una buena base de conocimiento permitirá que esos planes incorporen desde su origen y diseño los objetivos de conservación de los hábitats y del oso pardo, lo que conseguirá agilizar la aprobación de los mismos y rebajar los conflictos.

El Life contempla actuar a distintos niveles. De forma específica se realizarán talleres con profesionales de cada sector para analizar retos y oportunidades económicas. Además se crearán 5 grupos de trabajo, uno por cada comunidad autónoma implicada, con participación de actores sociales, administraciones y distintas ONG entre otros. Estos grupos tendrán una estructura con vocación de permanencia.

En los colegios

Otras acciones de difusión y sensibilización incluirán presentaciones públicas, visitas escolares, rutas guiadas, y una exposición modular itinerante con 280 actividades de dinamización para 12.000 participantes. La población escolar disfrutará de una relevancia especial a través de actividades que llegarán a todos los alumnos de los 61 centros del ámbito de actuación y su entorno (6.000 escolares). La importancia del trabajo con los escolares en zonas rurales de baja densidad de población radica tanto en su apuesta de futuro, ya que serán los próximos actores locales del territorio, como en su efecto directo al actuar como transmisores del mensaje en el seno de sus propias familias.

Un nuevo Life incidirá en aceptar la presencia del oso en la cordillera