sábado 17/4/21

Tres nuevos radiomarcajes permiten ya el seguimiento de diez ejemplares en libertad

Durante la anualidad 2020 se han incrementado los esfuerzos destinados a la captura y marcaje de ejemplares de urogallo. De hecho, se han radiomarcado un macho y dos hembras en León, una de ellas Alto Sil con un comportamiento anómalo manso, y un macho en Asturias.

La incorporación de estos nuevos ejemplares con emisores permitirá incrementar la información sobre desplazamientos y mortalidad de la especie.

En este año, se ha realizado seguimiento de 14 ejemplares radiomarcados en las anteriores temporadas, nueve machos y cinco hembras, de los que cuatro fallecieron, dos machos adultos durante el celo predados por mesocarnívoros y otros dos subadultos depredados, en principio por un azor.

Entre la valiosa información recogida, se siguió el proceso de reproducción de una ejemplar de hembra en la zona de Ancares. En este caso se comprobó la puesta de seis huevos, de los que cuatro llegaron a eclosionar, mientras que el resto sufrieron abortos tempranos.

Gracias a este trabajo, el informe determina que las hembras son los individuos clave a proteger, y que merecen la adopción de medidas decididas destinadas a asegurar su supervivencia. También se ha detectado la presencia de ejemplares hembra fuera de los núcleos más destacados, realizando movimientos esporádicos y asentándose en ocasiones en áreas aisladas de otros ejemplares, en un entorno relativamente próximo a las áreas críticas regentadas.

Tres nuevos radiomarcajes permiten ya el seguimiento de diez ejemplares en libertad
Comentarios