martes. 09.08.2022

El programa de radiomarcaje se desarrollará en una primera fase durante los próximos cuatro años, y persigue el objetivo de capturar y radiomarcar entre 20 y 30 ejemplares de oso pardo en la Cordillera Cantábrica. La etapa inicial se inició en León en septiembre del año pasado en las comarcas de Laciana y Alto Sil, y ahora se trabaja en la montaña palentina. Se continuará por los territorios limítrofes de la provincia comoGalicia, donde se contará con el apoyo de la Xunta de Galicia, y con el Gobierno de Cantabria en esa comunidad.

El plan tiene como objetivo favorecer la coexistencia entre osos y humanos en el paisaje humanizado de la Cordillera, para facilitar la conservación y expansión de la especie.

También busca aumentar el conocimiento sobre el uso del hábitat y los movimientos de los diferentes tipos de osos (adultos, subadultos, machos hembras) a lo largo de los diferentes períodos principales de su ciclo vital, que se traducirá en una mejora en los criterios de gestión del hábitat.

Otro de los objetivos es la reducción de conflictos entre osos y hombres, mediante la mejora del conocimiento en las características de los desplazamientos y ritmos de actividad de aquellos osos que más frecuentemente producen daños a propiedades humanas, así como de osos problemáticos, cuyo comportamiento pudiera ser perjudicial para la conservación de la especie.

Por último, se busca la individualización de las principales causas de mortalidad para su reducción.

El objetivo es capturar y radiomarcar entre 20 y 30 ejemplares en los próximos cuatro años
Comentarios