martes 12.11.2019
COMARCAS

El oso vuelve a pasear por las calles de Lumajo y ataca los colmenares

Un ejemplar se pasea a escasos metros de las casas
El oso vuelve a pasear por las calles de Lumajo y ataca los colmenares

vanessa araujo | Lumajo

Como si de un lugar de vacaciones se tratara, el oso ha elegido Laciana como destino y es que los vecinos de la pedanía lacianiega de Lumajo aseguran que el plantígrado se ha paseado esta vez por sus calles, a escasos metros de las casas.

Según una vecina de Lumajo y propietaria de la empresa Miel El Cornón, María Teresa Álvarez, se ha podido ver al oso en distintas ocasiones, siendo la última vez hace unos días. «El animal atacó a las colmenas, el último día fue precavido y sólo destrozó una, pero hubo veces que destruyó hasta seis», indicó. Esto supone unas pérdidas económicas importantes para esta empresaria: «Los trastornos que me ocasiona no se compensan, pierdo producción» destacó. Sin embargo, cree que por el pueblo se pasea más de un oso, ya que en una zona de tierra han quedado huellas del animal y el tamaño ha sido diferente en distintos días. «Pudimos comprobar que las pisadas eran de distinto tamaño, por lo que creemos que al menos hay dos» matizaba esta vecina. Respecto a los cierres, señala que los osos de menor tamaño los respetan mientras que a los plantígrados adultos «no les frena nada, a pesar de ser grandes son muy hábiles». En este sentido, María Teresa Álvarez señaló que los ataques los sufren especialmente los cuadros de cría.

Desde 2004

Esta mujer afirma que el oso lleva atacando sus colmenas desde el año 2004 y añade que el plantígrado también visitó la zona de la laguna de la pedanía lacianiega de Villaseca. «No tienen qué comer y hacen lo que sea para obtener alimento», lamenta.

Este no es el único pueblo por donde se ha visto al oso durante el verano, ya que el pasado mes de julio los vecinos de Caboalles de Abajo vieron pasear a un plantígrado por los barrios de Las Trapiechas y Corea en una zona de monte bajo, «a muy pocos metros de las casas» señalaba en su momento la pedánea María Teresa Martínez. En este sentido, comentaba que «este ejemplar atacó a varias reses de ganado bovino y destrozó colmenas». También el plantígrado merodeó por el pueblo del Villar de Santiago, en donde unos vecinos afirmaron haber visto como se paseaba por sus calles e incluso se comía el pienso que los ganaderos depositan en los comederos para el ganado vacuno en el monte.

El oso vuelve a pasear por las calles de Lumajo y ataca los colmenares