miércoles 29.01.2020
carrocera

Otero contra los franceses

La pedanía recreará con 80 actores, cañones y dos campamentos la batalla de 1812.

Buiza. Siete de la tarde del 5 de mayo de 1812. El brigadier Vicente González Moreno decide iniciar con sus tropas una travesía de once kilómetros a través del monte para sorprender a los franceses atrincherados en Otero de las Dueñas. La primera legua del trayecto, con un 11% de pendiente, fue especialmente dura y tardaron cuatro horas en recorrerla. Había nieve, pero optaron por continuar la marcha por los desfiladeros de Barrios de Gordón y Urdiales.

A las cuatro de la madrugada, los soldados comenzaron el descenso hacia Carrocera y Viñayo «por derrumbaderos y trochas impracticables», según el parte de guerra localizado por uno de los vecinos actuales, Benjamín Juárez. A las siete lograron alcanzar la llanura en dos columnas cerradas.

«La de vanguardia, al mando del sargento mayor de Tuy, Cristóbal Kruker O’Donell, se componía de seis compañías de Granaderos y Cazadores de Tuy y Monterrey, y la de reserva, de las cuatro compañías de fusileros de voluntarios de León, con su coronel Domingo Clemente de Sierra y el escaso segundo Batallón de Tuy». Para cubrirles, se destacó en los flancos a tropas lideradas por Basilio Rubio y Vicente Kindelán.

Los soldados tuvieron que vadear hasta cinco veces dos ríos, pero la rapidez de su acción sorprendió al enemigo, que no pudo resistir la carga y dispuso la retirada. Los leales entraron en Otero a las ocho de la mañana y lograron derrotar a los franceses, que fueron retrocediendo hasta el puente de Canales.

Para conmemorar la victoria, que cumple el próximo año su 200 aniversario, la pedanía está preparando una gran recreación con 80 actores, cañones y bayonetas. La idea es dedicar un fin de semana de mayo a recuperar la memoria de ese hecho histórico. El sábado por la mañana se organizará una excursión siguiendo la ruta que efectuó el ejército, mientras se montan los dos campamentos de la contienda para exhibir cómo vivían los soldados. El domingo se simulará la escaramuza con pólvora por las calles y en las Eras. Los actos se cerrarán con una comida de hermandad.

Recuperar la vida del pueblo. El presidente de la junta vecinal, Juan Antonio Fernández, confiesa que el proyecto le ilusiona y reconoce que lo han programado para recuperar la vida de un pueblo que en la actualidad posee 350 censados y para devolverle el esplendor del que gozó gracias al monasterio de Santa María.

Un cenobio fundado en 1240 por María Núñez de Guzmán, monja del monasterio de Carrizo, condesa de Villalba de la Loma. El linaje de alta cuna de la fundadora aportó gran número de heredades y un rico fondo documental, disgregado tras la desamortización de 1868. Parte de ese patrimonio escrito se encuentra en el Obispado de León y en el Archivo Histórico Nacional. La recreación de la batalla constituirá el colofón a un año «cargado de sorpresas en cuanto a actividades, ya que todos los habitantes de este pueblo están poniendo empeño en recordar la historia viva que les ha hecho ser herederos de esos acontecimientos y de personajes ilustres que han nacido en Otero de las Dueñas y han llevado su nombre por el mundo», indica.

Otero contra los franceses