sábado 15/5/21
el burgo ranero

Las palabras de Calvo no afectan a la moral católica, dice el Obispado

El sacerdote aseguró que los gays poseen anomalías psíquicas.
El sacerdote, en su entrevista en Las mañanas de Cuatro.

El Obispado de León no prevé adoptar medidas contra el párroco de El Burgo Ranero, Jesús Calvo, por las últimas declaraciones públicas de tinte homófobo, racista y de ensalzamiento del Franquismo que ha efectuado el sacerdote. A juicio de la Iglesia, las opiniones del cura sobre los gays, los inmigrantes y el Rey «no afectan a la moral y al dogma católico».

De ahí que no hayan tratado el tema «ni esté previsto, en principio». Fuentes del Obispado recuerdan que «en la Iglesia existe libertad de expresión, sobre todo, en cuestiones de orden temporal», y entienden que el cura «tiene libertad para decir lo que piensa mientras no afecte a la moral y a los dogmas católicos».

Jesús Calvo aseguró en una entrevista televisiva que la homosexualidad es un problema médico. Textualmente dijo que el gay «se hace, no nace. Que arreglen su anomalía psíquica. Es algo así como el leproso: no es digno de condena, pero que se aparte de los demás para que no contagie a otros». Fiel a sus ideas políticas de siempre, añadió que «España tiene lo que se merece, por cobarde. Ya no hay amor a la patria, ni servicio a Dios ni a la Justicia. Lo de Cataluña es alarmante porque es la esencia del escándalo de la falta actual de autoridad. ¿Cómo un señor (por Artur Mas) se atreve a rebelarse contra la patria?. ¿Por qué no le meten en la cárcel nada más pronuncie la palabra independencia». El párroco de El Burgo Ranero tachó de traidor al Rey, un «hombre muy bien preparado por Franco para que tuviese una Monarquía, con la condición de que fuese católica, tradicional y participativa y éste la ha convertido en Monarquía puramente liberal y parlamentaria, todo lo contrario a lo que juró solemnemente ante los Santos Evangelios. Por lo tanto, le he tachado de perjuro, de traidor a Franco y de excomulgado por haber firmado leyes de aborto», señaló.

Franco en su pensamiento

El dictador, Franco, siempre va en su pensamiento y en su agenda, porque «nos convirtió en una nación envidiable de orden, castigo y la pena capital para el que lo merece», indicó.

Calvo cree firmemente que la inmigración es un problema en España, «basurero de todo el mundo». A su juicio, el país «no es racista, quiere que le dejen en paz y que no le ataque por la calle un navajero. Los racistas son los que vienen de fuera a atropellarnos a nosotros». La polémica acompaña a este sacerdote desde hace años.

En el 2004, un grupo de vecinos de Villamuñío lo acusó de inducir la muerte a tiros de cinco cigüeñas que hacían nido en la torre de la iglesia. El párroco siempre lo ha negado. Lo que sí reconoce es ser el capellán de los falangistas de León. Colabora en varias revistas. Ha escrito diversos ensayos, «porque yo antes que teólogo soy filósofo». Y da servicio a los ocho pueblos en bicicleta como «una forma de hacer ejercicio y no contaminar».

Las palabras de Calvo no afectan a la moral católica, dice el Obispado
Comentarios