miércoles 20/10/21
Turismo

El Parque de Picos da pautas al visitante para evitar conflictos con los rebaños

Los perros guarda son los únicos con autorización para estar sueltos por el espacio protegido y las mascotas deben ir atadas
La Junta de Castilla y León vela para que se pueda disfrutar de los Picos de Europa respetando a los mastines. JESÚS F. SALVADORES

La Junta de Castilla y León recuerda que existe una normativa sobre perros mascotas en el Parque Nacional de Picos de Europa y sobre los perros que guardan los rebaños, es decir, los mastines. Ante las situaciones de conflicto de todo tipo que, reiteradamente, se están produciendo este verano en el ámbito del Parque Nacional, se recuerdan las siguientes cuestiones. Dado que el Parque Nacional es zona de amplia presencia ganadera y, a su vez y en protección de la fauna silvestre, Zona de Régimen Cinegético Especial (Vedado), los perros de los visitantes deben ir, en todo momento, atraillados, esto es, sujetos con correa. Lo contrario, además de poder dar lugar a daños a las personas, puede generar conflicto con los perros de guarda de rebaños (únicos autorizados a estar sueltos en el interior del espacio protegido) y dar lugar a denuncia por parte de la Guardería del Parque Nacional o por Agentes del Seprona. Se recuerda que hay personas inconscientes que están llevando su perro suelto por la senda del Cares.

Sueltos por la senda

Se ha dado el caso de personas que están llevando su perro suelto por la senda del Cares

Esta obligación está claramente indicada en numerosas zonas del Parque Nacional. Los perros de guarda de los rebaños, en general mastines, cumplen una misión fundamental en la protección del ganado, particularmente del menor, frente a los ataques de la fauna silvestre. No debe intentar acariciar o dar de comer a estos perros, pues ello podría llevar a modificar su comportamiento y hacer que los mismos pierdan su utilidad. Se recuerda que estos perros de guarda de rebaños no son agresivos pero tienen un rol, protector y disuasivo frente a especies como el lobo y el oso.

Qué hacer

Frente a los mastines hay que mantener la calma y mostrar una actitud pasiva en todo momento

Entre las aclaraciones que se hace a los visitantes del parque nacional es que ante la presencia de rebaño con perros guarda convienen esquivarlo y evitar atravesarlo. «Si se mantienen lo suficientemente lejos del ganado el perro guarda no le molestará y probablemente no notará su presencia». En el caso de que note la presencia de personas el perro ladrará y se interpondrá delante del ganado. Conviene entonces que siga su camino alejándose todo lo posible de los animales.

No obstante hay situaciones en las que los perros de guarda podrían acercase a las personas en cuyo caso debe mantenerse la calma y mostrar una actitud pasiva. Se puntualiza la importancia de no amenazar a los perros con ningún objeto (bastón o palo), pues lo entenderá como una agresión. Además no se debe acariciar a estos perros ni ofrecerlos comida. «El perro de guarda una vez inspeccione nuestra presencia volverá con el ganado o esperará a que nos hayamos alejado del ganado».

Cuando los visitantes en el parque vayan acompañados de sus perro en las zonas en las que esté permitido deberá llevarlo atado y controlado y asegurarse que evita constantemente la zona de pasto y de descanso del ganado para no provocar una reacción de los perros de guarda. En el caso de que el perro de guarda se aproxime y se enfrente al perro de compañía es aconsejable «desatar a su perro y se separe de él para evitar un conflicto. En la mayoría de las ocasiones su perro se separará sin que se produzca una pelea y podrá alejarse del perro de guarda». Además se recuerda que no es aconsejable coger en brazos a los perros pequeños o medianos ya que ese comportamiento podría provocar un ataque a la persona.

Asimismo, se recuerda que si se producen ataques es conveniente notificarlas lo antes posible al Seprona de la Guardia Civil, (teléfono 062) a los agentes medioambientales así como a cualquier otra personas de las proximidades.

El Parque de Picos da pautas al visitante para evitar conflictos con los rebaños