sábado. 02.07.2022
                      Momento de la celebración del concejo abierto en el Ayuntamiento de Riaño. CAMPOS
Momento de la celebración del concejo abierto en el Ayuntamiento de Riaño. CAMPOS

El alcalde de Riaño, Fernando Moreno, acompañado del secretario municipal y del equipo de gobierno, informaron ayer en un concejo abierto sobre la polémica por la reciente adjudicación de pastos de los montes de Salio, Escaro y Valmedián. El Ayuntamiento se enfrenta a dos contenciosos administrativos que le van a suponer un coto de unos judiciales de unos 60.000 euros.

Uno presentado por una ganadera asturiana a quien la mesa de contratación le adjudicó unos pastos pero cuyo acuerdo no fue ratificado por el pleno del ayuntamiento. La ganadera recurrió dado que entiende que hay dos concejales que debería haberse abstenido en el pleno ya que mantienen interés directo con un ganadero que se presentó a la adjudicación y solicita una indemnización de 275.231,72 euros.

El otro contencioso lo presentó la Junta Vecinal que reclama la propiedad de esos montes y solicita medidas cautelares para que se paralice la adjudicación de los pastos. El monte 521 se adjudica a un ganadero de Riaño por 3.720 euros. En el monte 998 se adjudica a otro ganadero por 250 euros. En el monte 530 de Salio se adjudicó a la ganadera asturiana por 13.870 euros. El alcalde lamentó que la Junta Vecinal de Riaño no se avenga a un acuerdo con el Ayuntamiento.

Las medidas cautelares solicitadas por la pedanía implica que los ganaderos de Riaño y la ganadera asturiana no podrán aprovechar esos pastos ni para solicitar la Política Agraria Común.

«Si continúa esto para delante, como el año anterior han utilizado esos montes sin tener los contratos firmados les puede comprometer no solo la PAC de este año sino la del año anterior también», según la intervención municipal.

Los pastos de Riaño enfrentan al Ayuntamiento y la Junta Vecinal
Comentarios