miércoles. 17.08.2022
Tradiciones

Los pendones en el techo del Camino

Las enseñas cumplen con la subida a la Cruz de Ferro y ya les restan tan sólo tres etapas para llegar a Compostela, en un peregrinaje organizado por la Asociación de Pendones Reino de León para cumplir con el año santo
                      Algunos de los participantes en la peregrinación posaron con sus enseñas en lo alto de la Cruz de Ferro. FERNANDO OTERO
Algunos de los participantes en la peregrinación posaron con sus enseñas en lo alto de la Cruz de Ferro. FERNANDO OTERO

Son las enseñas leonesas, estandartes que ondean al viento mostrando su gran esplendor y colorido. Ayer, de nuevo, volvieron a elevarse para hacer un tramo más del Camino de Santiago, en una de las etapas más simbólicas de la ruta, el último gran hito antes de pasar a territorio berciano y de gran altitud. Un trazado que transcurre entre montes frondosos y pueblos singulares hasta llegar a Foncebadón, a la mítica Cruz de Ferro, el techo de la Ruta Jacobea, en la que los peregrinos van depositando sus piedras, marcadas con sus nombres o sus señales, para dejar constancia de su paso por allí.

                      Los pendonistas, a punto de completar la etapa. FERNANDO OTERO
Los pendonistas, a punto de completar la etapa. FERNANDO OTERO

La Asociación de Pendones del Reino de León es la organizadora de esta cita que arrancó el 9 de abril en La Virgen del Camino y que tras cubrir doce etapas, pretende llegar a Santiago de Compostela el 16 de julio. Un recorrido en el año Santo Jacobeo, después de que el año pasado esta celebración se viera empañada por la pandemia y se decidiera ampliar también a 2022.

                      La ermita fue el punto de encuentro tras el recorrido. FERNANDO OTERO
La ermita fue el punto de encuentro tras el recorrido. FERNANDO OTERO

Tras cumplir ayer con la llegada a la Cruz de Ferro, la Asociación de Pendones del Reino de León tiene programada la siguiente cita para el sábado 9 de julio, cuando las enseñas volverán a ondear al viento para llegar a Ponferrada. Ese mismo fin de semana, el domingo 10 de julio, seguirán en tierras bercianas y se desplazarán entre Villafranca y Camponaraya. Después, tan sólo quedará la última etapa en la que la asociación ha organizado este singular peregrinaje a Santiago de Compostela, con la llegada a la ciudad en la que se conservan los restos del apóstol y con una entrada espectacular en la simbólica plaza del Obradoiro, donde los pendones harán valer su vistosidad y magestuosidad ante todos los peregrinos que allí se conciten para mostrarla seña identitaria de los concejos de la provincia de León, su orgullo y su historia.

Los pendones en el techo del Camino