lunes 23.09.2019

Un perímetro de seguridad para alejar a ladrones y depredadores

La organización WWF España también ha recopilado un conjunto de informaciones para que los excursionistas conozcan cuál es la función de los cánidos y su comportamiento ante determinadas situaciones.


Los mastines se encargan de establecer un perímetro de seguridad contra depredadores y ladrones alrededor de su rebaño, por lo que lo defenderán ladrando si alguien se acerca más de la cuenta. Ante una situación de este tipo, se recomienda mantener la tranquilidad, puesto que si alguien corre, grita o hace movimientos bruscos el animal se pondrá más nervioso. Lo más adecuado para evitarlo es alejarse 20 metros, como mínimo, de la zona en la que se localizan y no parar a hacerles una fotografía o darles de comer. En caso de ir acompañado de otro perro, es mejor llevarlo atado porque pueden pensar que se trata de un depredador e intenten atacarle. El uso de bicicletas también se desaconseja, puesto que su tamaño y velocidad pueden interpretarse como una amenaza. En cambio, transcurrir por el perímetro a pie evitará dicha percepción.


Con frecuencia, los mastines se encuentran solos custodiando el ganado, especialmente en puertos de montaña. No obstante, eso no significa que estén abandonados y por ello no hay que llevárselos. Están acostumbrados a desempeñar esta función porque desde que son cachorros conviven con el rebaño para verse como uno más. Muchos llevan ‘carracas’, collares legales con púas hacia afuera que disuaden al lobo en caso de un enfrentamiento entre ambos. Hay que ser conscientes que no son un objeto de castigo ni suponen maltrato animal.

Un perímetro de seguridad para alejar a ladrones y depredadores