lunes 24/1/22

Después de muchos años, concretamente casi 27, la historia del embalse de Villagatón parece que está encaminada a terminar con final feliz una vez que el Sindicato Central de Villameca ha aceptado asumir la titularidad de la presa. No obstante, la fecha de su cierre continúa siendo una incógnita, aunque parece estar cada vez más cerca.

La pretensión es que de cara al 2022 el embalse ya pueda estar en pleno funcionamiento, aunque desde el sindicato que ahora asumirá su gestión no quieren adelantar acontecimientos. Se espera que los trámites con la Junta, que ha mostrado su predisposición a ponerlo en funcionamiento, se puedan resolver cuanto antes y acomete todas las obras que sean necesarias. Asimismo, el Ayuntamiento de Villagatón-Brañuelas ha puesto también su voluntad en los últimos años para tratar de poner en funcionamiento el embalse, especialmente en la expropiación de los terrenos —y para lo que falta cerrar también unos flecos—. Posteriormente, faltará el visto bueno de la CHD, que tendrá que aprobar las normas de explotación y el plan de emergencia de la presa que harán viable su puesta en funcionamiento.

Con esta nueva adquisición y con la modernización de la zona, parte ya solicitada a las administraciones, el Sindicato Central del Embalse de Villameca cree que es un paso en firme en la lucha contra la despoblación y que ayudará hacer más atractiva la agricultura en la zona para las nuevas incorporaciones y que se haga realidad el tan deseado intercambio generacional, en la vega del Tuerto, una de las mejores vegas, por la calidad de terreno. Además, el sindicato es consciente que la explotación del embalse de Villagatón vendrá a aumentar la dotación de agua, en una cuenca muy deficitaria en recursos hídricos y con una larga historia de regadío y que le permite tener de nuevo futuro.

Pese al avance, la fecha del cierre de la presa es aún una incógnita