jueves. 02.02.2023
Los Regantes del Sistema del Carrión ya iniciaron la batalla para obtener más agua del embalse leonés de Riaño durante los meses de julio y agosto del pasado verano. La falta de precipitaciones a lo largo de toda la primavera y el peligro que corrían en aquel momento las cosechas de maíz, remolacha y alfalfa del norte de la provincia de Palencia motivaron duras protestas por parte de los 3.000 agricultores de la zona, cuyos regadíos dependen del trasvase de Riaño a la Cuenca del Carrión. A lo largo del mes de agosto, la Junta Central de Usuarios del Carrión, que preside Moisés Fernández, exigió el trasvase de la misma cantidad de agua que la fijada por la Confederación Hidrográfica del Duero al inicio de la campaña de riego (hacia el mes de abril). Por su parte, los regantes leoneses iniciaron una dura batalla contra la CHD, a la que criticaban por continuar enviando agua a Palencia mientras los cultivos de la provincia no se encontraban plenamente garantizados. Finalmente, y tras arduas negociaciones con la Confederación Hidrográfica, -que autorizó continuar los trasvases hasta mediados del pasado mes de septiembre-, el agua del embalse de Riaño salvó más del 50% de la producción agraria anual que se recoge en la zona palentina del Carrión. A pesar de ello, los cerca de 3.000 regantes que se contabilizan en este Sistema continúan en la actualidad reclamando la concesión de un derecho oficial y estable sobre el uso del agua de Riaño, en lugar de que sea la CHD quien cada año autorice el volumen de agua que se puede trasvasar.

Una petición que se repite desde el verano del 2002