martes 29/9/20
El Villar de Santiago

Piden medidas por el último ataque de un oso a una vaca

La pedanía reclama más implicación de la Junta ante el tercer incidente en poco tiempo
Restos de la vaca atacada por el oso en El Villar de Santiago. TANIA SANTAMARTA
Restos de la vaca atacada por el oso en El Villar de Santiago. TANIA SANTAMARTA

El último ataque de un ejemplar de oso pardo a una vaca en El Villar de Santiago ha vuelto a despertar la inquietud entre los vecinos que consideran que los plantígrados se están acercando demasiado a la población.

El pedáneo, Miguel Álvarez, afirma que ya son tres los ataques a reses en poco tiempo y que este último caso, ocurrido hace unos dias se produjo cuando la vaca estaba pastando en el monte. El presidente de la Junta Vecinal asegura que «lamentablemente no van a ser los últimos animales en morir» y denuncia que, a su juicio, la Junta de Castilla y León no está haciendo una buena labor para preservar la seguridad del vecindario.

Esta primavera

El pasado mes de abril, el plantígrado atacó a tres reses de una misma ganadería

«Tiene que mirar más por los vecinos de los pueblos y comenzar a tomar medidas», reclama el pedáneo quien recuerda que las pérdidas económicas que ocasionan los plantígrados son elevadas. Según explica, la proliferación de visitas de osos al entorno urbano y de ataques a las reses pueden ser por dos causas.

En primer lugar, Álvarez considera que existe sobrepoblación osera en la zona. Asegura que se han visto madres con crías, osos jóvenes, un oso adulto oscuro «en distintos lugares del pueblo» y, en segundo lugar, señala que este acercamiento se puede deber a la falta de alimento dado que «es un año malo para los árboles frutales y buscan en otras zonas, incluso de los contenedores».

Álvarez manifestó que las administraciones deberían posicionarse al lado de ganaderos y cazadores ya que «son los primeros en prestar colaboración cuando hace falta», haciendo alusión a la ayuda prestada en el incendio de hace una semana en el Villar de Santiago. Una ganadera de este pueblo, Tania Santamarta, que posee una explotación con 15 cabezas de ganado vacuno afirma que en la pasada primavera el plantígrado ya había atacado a tres de sus novillas, de las cuales una no sobrevivió.

Por ello pide que «haya más control sobre estos animales» porque considera que cada vez se ven con más frecuencia. Santamarta coincide con el pedáneo al afirmar que la población osera va en aumento y que «ya no tienen miedo a nada, no se está protegida ni con los perros».Esta situación también se vive la comarca de Babia, donde se han podido ver varios osos cerca de los pueblos.

Piden medidas por el último ataque de un oso a una vaca