martes 30/11/21
Dos chicas miran los cuadros que el artista Adolfo Alonso Ares expone en el Palacio de Gaudí.
Dos chicas miran los cuadros que el artista Adolfo Alonso Ares expone en el Palacio de Gaudí.

El rico universo del artista astorgano Adolfo Alonso Ares recala en el Palacio de Gaudí con su inagotable creatividad. Se trata de una colección de 60 obras pintadas con vino de las doce denominaciones de origen de la comunidad. La exposición llega abrazada por El Mundo de Castilla y León en una ruta que irá por todas las provincias. «Gaudí hoy estaría encantado», señaló el director del periódico, Pablo Lago, explicando que los cuadros siguen la estética del maestro catalán. «Adolfo es un poeta que pinta versos y escribe cuadros», subrayó Lago, «son obras para leer y escuchar».

Las pinturas son una travesía hermosa, que representan el mundo del pintor y poeta. Los dibujos tienen esa connotación del color que sale de la memoria infantil de Ares. Sus recuerdos de niño, los matices de la catedral o su visión del templo como un enorme bosque quedan plasmados ahora en este bestiario. «La exposición recoge mi paisaje más íntimo», explicó el artista, «los poemas y los dibujos van parejos», argumentó, pues en ocasiones le sale primero la letra y en otros el trazo.

‘El arte del vino’ recoge también las historias de los hombres de esta tierra, con su voz profunda y con sus silencios. Factores, todos, que ayudaron al autor a crear su mundo. Los sueños plasmados son otra parte importante de esta colección, donde el gallo es el rey de los lienzos, en una serie protagonizada por figuras mitológicas donde el color del vino es el protagonista. Cada obra lleva un verso en forma de leyenda, grabado con una peculiar letra, seña de identidad del autor, uno de los poetas más premiados del panorama nacional.

La colección se estrenó en verano en el Museo del Vino de Peñafiel, después recaló en la Diputación de Valladolid, posteriormente en la Casa de los Picos de Segovia y después en el Museo de la Evolución Humana de Burgos. Ahora, llega a Astorga con el abrigo de Gaudí como binomio inseparable y desde aquí recorrerá el resto de provincias de la comunidad.

«Directo al corazón»

Intuición y descubrimiento fueron las palabras utilizadas por el obispo, Camilo Lorenzo, para describir la serie, que definió como «una llamada a la hermosura». También, el director del Palacio, Francisco Centeno quiso reparar en la cualidad redentora del arte, que «nos saca de la locura de la mediocridad», señalando que la exposición «nos habla con un lenguaje de ida y vuelta». Centeno subrayó la faceta alegre del vino «para hombres y dioses», incidiendo en que Ares ofrece un rico universo de significado que «junto a los versos habla directamente al corazón».

Pintando versos y escribiendo cuadros