viernes 27/5/22
Campo

Planas defiende el regadío como la «joya de la corona» para una agricultura competitiva

El ministro de Agricultura visita las obras que finalizarán la modernización de las 24.000 hectáreas del Páramo Bajo
                      El ministro Planas escucha las explicaciones, ayer en su visita a una balsa del Páramo Bajo. MARCIANO
El ministro Planas escucha las explicaciones, ayer en su visita a una balsa del Páramo Bajo. MARCIANO

El Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, defendió ayer el regadío modernizado «que significa ahorro de agua en estos momentos en el que recurso está siendo escaso, lo que no significa que se tenga dejar de regar. El regadío es la joya de la corona, la punta de lanza de la agricultura y la ganadería españolas que tan competitivas son».

El ministro realizó estas declaraciones junto a una balsa de riego en la localidad de Azares del Páramo donde se están finalizando las obras de modernización del sector VII que completarán las algo más de 24.000 hectáreas que componen la Comunidad de Regantes del Páramo Bajo de León y Zamora. Después se trasladó a la sede de la entidad en Zotes del Páramo donde se reunió con agricultores.

Importancia del sector

«España exporta más de 58 M¤, siendo el cuarto país de la Unión Europea y el octavo a nivel mundial»

Planas hizo una ardua defensa del regadío. «No es un problema de regadío sí o no. Es un problema de regadío sostenible sí o sí», afirmó. En este sentido recordó la implicación del Gobierno de España y en especial del Ministerio de Agricultura en este sentido con Castilla y León donde, aseguró, hay 17 actuaciones en marcha con casi 250 millones de euros de inversión, lo que supone más del 26% de la inversión nacional.

«Hasta qué punto la utilización del agua está siendo eficiente es muy importante. Tenemos que ser capaces de aplicar las nuevas tecnologías para sacar el máximo producto posible de cada gota de agua». Al mismo tiempo anunció que Castilla y León tendrá una asignación con cargo al Fondo de Recuperación, Transformación y Resilencia para tres grandes proyectos que sumarán 83 millones de euros.

«El regadío es absolutamente necesario —repitió— para un sector agroalimentario tan competitivo y tan potente como tiene España, que exporta más de 58.200 millones de euros, que tiene un saldo agroalimentario de más de 20.000 millones de euros. Somos el cuarto exportador de la Unión Europea y el octavo a nivel mundial, toda una potencia».

Garantía de futuro

«Si queremos que los jóvenes se queden y que esta tierra siga viva el regadío es fundamental»

Pero el ministro aún fue más allá y resaltó la importancia de los regadíos modernizados como elemento fundamental de cohesión social y de mantenimiento del medio rural. «Si queremos que los jóvenes se instalen y que podamos aseguran una continuación de la actividad agraria y ganadera en pro de la población y de la producción de alimentos, pero también hacer que esta tierra sea una tierra viva, que tengamos un medio rural vivo, que tengamos una cohesión social las explotaciones tienen que ser rentables y productivas. De ahí la importancia del regadío».

Finalmente, el ministro destacó la buena sintonía del Gobierno de España con todas las administraciones implicadas en la modernización como es el caso de la Junta de Castilla y León para la modernización de regadíos. «Cuando trabajamos unidos en la misma dirección siempre se consiguen mejores resultados. Esto es una tarea permanente».

Estas declaraciones chocan con la postura del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, muy reacio a la utilización del agua para el riego.

Planas defiende el regadío como la «joya de la corona» para una agricultura competitiva
Comentarios