lunes 21.10.2019
SUCESO EN VILECHA

La policía investiga la muerte a tiros de cuatro vacas de carne

Las reses fueron abatidas en la madrugada pasada en un prado junto a la LE-11
Dos técnicos examinan una de las reses muertas. FERNANDO OTERO
Dos técnicos examinan una de las reses muertas. FERNANDO OTERO

El Cuerpo Nacional de Policía investiga la muerte a tiros de cuatro vacas de aptitud cárnica en un finca de Vilecha —municipio de Onzonilla— destinada al pasto y situada entre la estación depuradora de aguas residuales de León y a escasos metros del depósito de agua abastecimiento de agua potable de la localidad de Vilecha.

Según los primeros indicios el suceso se produjo en la noche del jueves al vienes, cuando una persona o personas sin identificar abrieron fuego contra las cuatro reses, que se encontraban en esta parcela, y fallecieron a consecuencia de la heridas causadas por el arma. La Subdelegación del Gobierno en León confirmó ayer que la muerte de las reses se produjo a consecuencia de las heridas infligidas por armas de fuego, aunque señaló que la investigación determinará si los disparos se efectuaron con una arma corta o larga. Otras fuentes destacaron ayer que quien abrió fuego sobre los animales lo hizo con un rifle del calibre 22, pero no se ha podido confirmar este extremo.

LAS NECROPSIAS

Los animales aparecieron muertos a primera hora de la mañana de ayer y fue la inspección de los cadáveres la que determinó la causa de la muerte por heridas de bala. Además de agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil, también se personaron en el lugar técnicos de Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León y Agroseguro. Finalmente fue la Policía Nacional la que se hizo cargo de la investigación del caso, al determinarse que las vacas abatidas se encontraban en terrenos de su jurisdicción.

Tras la inspección del lugar y después de practicarse la necropsia a las vacas fue posible recuperar uno de los proyectiles, según se pudo confirmar ayer, lo que al menos facilitará a los investigadores determinar el tipo de arma con el que se mató a los animales.

Dos técnicos examinan una de las reses muertas. FERNANDO OTERO PERANDONES

Algunas fuentes subrayaban ayer que el tirador apuntó al cuello de las reses con el fin de causarles la muerte. En la finca, protegida por un pastor eléctrico y anexa al acceso sur de León por la autovía LE-11, se encontraron dos de los cuerpos juntos, otro situado al lado de una torreta de alta tensión y el último, muy cerca del pastor que impedía la salida de las reses, junto al camino de acceso a la finca.

El propietario de la ganadería declinó realizar manifestación alguna sobre el suceso, al encontrarse el caso en fase de investigación. Las fincas situadas entre Trobajo del Cerecedo, en León, y Vilecha albergan a un buen número de reses de ganado vacuno que aprovechan los pastos situados junto al río Bernesga, de manera especial durante los meses de invierno. Se trata en su gran mayoría de animales destinados a la producción de carne.

La policía investiga la muerte a tiros de cuatro vacas de carne