jueves 14.11.2019
ASTORGA

El polígono estudia instalar cámaras y un vigilante ante la oleada de robos

Hace dos meses robaron en nueve naves causando graves perjuicios económicos.
El polígono estudia instalar cámaras y un vigilante ante la oleada de robos

La Cámara de Comercio de Astorga acogió el pasado miércoles una reunión con los propietarios del polígono industrial, en las que hay asentadas 52 empresas, para buscar una solución definitiva a la oleada de robos que han sufrido en los últimos meses. El presidente de la Cámara, Juan Carlos Fernández, expuso a los 18 empresarios que acudieron al encuentro las tres opciones que se barajan para brindar el recinto empresarial y protegerlo de los amigos de lo ajeno.

La opción que en principio gana más fuerza y que más apoyos logró en esta primera ronda de contactos, es la de la instalación de veinte cámaras de seguridad por las distintas calles del polígono que detecten el movimiento y la contratación de un vigilante de seguridad, bien a través de una empresa privada o de manera directa, que estaría asentado en el edificio de vivero de empresas. Esta opción tiene un coste de unos 45.000 euros al año. Otra de las posibilidades presentadas sería la contratación de un servicio de seguridad privada, cuyo presupuesto rondaría los 70.000 euros anuales. Por último, la propuesta que menos apoyos logró, por su elevado presupuesto y por su complejidad, sería la de cercar todo el polígono e instalar un sistema informático por el que solo se permitiera la entrada al personal y a los vehículos autorizados. Tan solo este sistema supondría un coste de cien mil euros anuales, sin contar el gasto que acarrearía cercar todo el polígono industrial.

Nueva reunión

Según explicó ayer Juan Carlos Fernández todos los empresarios recibirán una carta en los próximos días en la que se explican las tres opciones así como los costes que suponen cada uno de ellos. Del mismo modo se les emplaza a la próxima reunión, que tendrá lugar el 13 de junio, en la que se deberá votar una de las tres opciones, que deberá obtener el 70 por ciento del apoyo de los empresarios.

Para el presidente de la Cámara la adopción de medidas de seguridad en el polígono es «urgente», dada la preocupación existente por los últimos robos perpetrados en el recinto. El último de ellos, hace aproximadamente dos meses, causó importantes daños materiales, a parte del material sustraído, a nueve empresas.

Fernández es consciente del delicado momento económico que atraviesan las empresas, pero desde su puesto recomienda apostar por la seguridad, y hacer un esfuerzo con el fin de ganar en tranquilidad y evitar nuevos robos en el polígono.

El polígono estudia instalar cámaras y un vigilante ante la oleada de robos