jueves 27/1/22
                      La lechería de Sosas es hoy visitable como museo. MARCIANO PÉREZ
La lechería de Sosas es hoy visitable como museo. MARCIANO PÉREZ

La lechería hidráulica se encuentra ubicada en la pedanía lacianiega de Sosas, conocida como La Popular, celebrará su centenario con una ponencia el próximo día 28 de noviembre a partir de las 12.00 horas en el salón del pueblo de Sosas.

Esta jornada contará con la perito en empresas Ana Martínez, con el historiador Francisco Balado, así como con el cooperante en lácteos en la Escuela Agrícola y de Comercio de la Fundación Sierra Pambley y la actual gerente de esta lechería, Angélica Fernández. Una actividad que será transmitida en directo a través del servicio de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (Uned).

La nueva actividad se unirá al resto de revulsivos y alicientes con los que cuenta esta lechería, como es la ruta por el pueblo de Sosas, con un total de 14 paradas, cada una de ellas, cuenta una historia, la cual comienza delante de la actual escuela, y tQermina en la Lechería. Al finalizar el recorrido incluso se puede degustar el la mantequilla La Popular y se lleva a cabo un calecho entre los participantes. Un recorrido con la información necesaria que se puede ver en su página www.lecheríalapopular.es

Además, este inmueble ha sido elegido por el Consorcio Provincial de Turismo para formar parte del programa denominado León Familiarmente con el objetivo de dar a conocer los distintos lugares de la provincia. De la comarca de Laciana han sido seleccionados dos lugares de las 23 paradas que se proponen, uno el inmueble citado anteriormente y otro el Centro de El Urogallo en Caboalles de Arriba.

Y desde este verano, su mantequilla ha entrado a formar parte del Club Gourmet de El Corté Inglés, concretamente este producto artesanal se puede encontrar en un total de 9 establecimientos, que van desde León, hasta Barcelona o Madrid, pasando por Cantabria, Asturias y Salamanca. Una lechería que comenzó a funcionar en el siglo XIX y estuvo en actividad hasta el año 1968, formando una cooperativa en la que los vecinos que entregaban la leche para transformarla en mantequilla, transportándola hasta Villager y de ahí comercializarla en Madrid. Tras su cierre y después de muchos años, la junta vecinal de Sosas llevó a cabo su rehabilitación para recuperar su historia y formar parte de un atractivo turístico, así como organizaron una ruta para conocer el entorno de Sosas y su patrimonio. Desde enero del año 2020 se ha licitado este servicio a la vecina de la comarca, Angélica Fernández.

La Popular celebra su centenario