martes 24/5/22

El Pozo María fue la primera concesión minera de Caboalles. La impulsó Gorgonio Torre, quien explotó el yacimiento como un pozo plano al que puso el nombre de su madre. En 1920, la empresa Minero Siderúrgica de Ponferrada adquirió el Pozo María, iniciándose una etapa de gran expansión y crecimiento, coincidiendo con la demanda provocada por la primera Guerra Mundial. Para dar salida a la producción de las cuencas de Villablino y Fabero-Sil, se construyó el ferrocarril de Ponferrada-Villablino. En 1952, el Pozo María se convierte en una mina vertical. Para hacerlo viable se construyó el castillete, además de las instalaciones auxiliares: casa de aseos, casa de máquinas, oficinas, lampistería, entre otras. A pesar de las lucha de los mineros, el pozo se cerró el 27 de septiembre de 2000.

El Pozo que lleva nombre de madre