domingo 9/5/21

El PP urge a la Diputación un plan para salvar a las pequeñas empresas rurales

Propone una serie de medidas urgentes y ayudas directas valoradas en 14 millones de euros
José Miguel Nieto y Francisco Castañón, ayer en la sede del PP en León. DL

El tejido empresarial de la provincia, con sus pequeños negocios y sus emprendedores, es uno de los más afectados por la pandemia. Así lo considera el PP, que ha pedido a la Diputación de León, que se ponga manos a la obra para ayudar a estos pequeños empresarios a salir adelante. Lo ha hecho con la presentación del llamado Plan de Impulso Económico y Ayudas para Pymes y Autonómicos de la provincia de León con el que proponen de dinamizar la economía con ayudas directas por valor de 14 millones de euros.

El portavoz del PP en la Diputación, Francisco Castañón, acompañado por el diputado José Miguel Nieto, presentó ayer los detalles de este plan que contempla una línea de ayudas directas a los sectores más afectados por la pandemia como la hostelería, turismo, comercio, centros deportivos. Esta línea supondría un desembolso para hacer frente a los gastos fijos para las empresas que justifiquen una pérdida de actividad superior al 30% respecto al año precedente de la pandemia y estaría dotada con cinco millones de euros.

También propone la creación de un plan de empleo, dotado con un millón de euros, para que las empresas contraten personal a cambio de que la Diputación sufrague los gastos de cotización de la Seguridad Social. «Somos conscientes de que ya hay un plan de empleo, pero dirigido a los ayuntamientos», explicó Castañón, que apunta que «este sería más efectivo a largo plazo ya que las empresas tienen más vocación de continuidad».

Respaldo suficiente
Castañón recuerda que la Diputación tiene ahora una capacidad económica con 156 M¤ de remanentes

Otra de las propuestas sería la puesta en marcha de un plan de emprendedores a los que sufragar la cuota de autónomos y una línea de ayudas para el pago de los intereses de las empresas que han solicitado créditos ICO.

El segundo eje sería un incentivo al consumo en el comercio minorista y en la hostelería. Para ello, se impulsarían bonos o tarjetas de consumo, entre Cámara de Comercio con ayuntamientos como León y Ponferrada «y que están poniendo en marcha otros municipios de la provincia», tal y como reiteró Castañón, con una cuantía de 500.000 euros que puede duplicarse en caso de ser necesario.

El portavoz popular reiteró su disposición a reunirse con el equipo de Gobierno de la Diputación para buscar soluciones reales a los problemas que la pandemia está causando en los pueblos.

«Muchos negocios van a cerrar su trapa para siempre y eso sí que va a incrementar la despoblación en los pueblos», asegura Castañón que denunció que la Diputación se ha mantenido durante la pandemia en un «perfil bajo», sin «implicarse en los problemas sanitarios ni económicos de los pueblos».

El portavoz popular recuerda además el buen momento económico que atraviesa la Diputación, que tiene un remanente económico de 156 millones de euros. «Es el momento de ayudar a los pueblos, ahora no hay trabas legales que lo impidan y la necesidad es imperiosa, por lo que no se puede perder más tiempo», concluye Castañón.

El PP urge a la Diputación un plan para salvar a las pequeñas empresas rurales
Comentarios