miércoles. 01.02.2023
El sector ovino y caprino fue uno de los pocos subsectores que en Castilla y León tuvieron en el 2002 un año aceptable, con un aumento de precios de entre el 5 y el 6 por ciento respecto al ejercicio anterior, según datos facilitados por ASAJA y publicados ayer por Efe. Además, el consumo de este tipo de ganado aumentó en el 4,2 por ciento en 2002, aunque el crecimiento fue sensiblemente menor que en el 2001, donde el incremento fue del 11,2%. Castilla y León es la comunidad autónoma que encabeza en España el número de reses de ganado ovino, con 3.849.967 cabezas de este ganado con derecho a prima o ayuda europea en el 2002. A pesar de liderar este censo, las cifras facilitadas por Asaja señalan que en el ejercicio anterior se registró una reducción de un 1,6 por ciento del número de cabezas de ganado ovino respecto al 2001. La comunidad autónoma de Castilla y León terminó el 2002 con un número de ganaderos censados de 13.271, un 5,6 por ciento menos que los que había en el 2001.

Los precios del ovino, los únicos al alza en el 2002 al crecer un 5%