viernes 15.11.2019

Preocupación en el sector apícola ante las previsiones de otra mala cosecha

La asociación de productores no encuentra una explicación clara para la baja producción

Las previsiones apuntan a que el sector apícola no se resarcirá este años de los malos resultados obtenidos en las dos campañas anteriores. Cuando comienza la cosecha, la Asociación de Apicultores de León advierte de que algunos de sus miembros ya han dado la voz de alarma. «La gente comienza a quejarse, porque la producción se sitúa por debajo de la media», explicó el secretario del colectivo, José Antonio Panera.

A pesar de que en el Bierzo «en junio parecía que venía un buen año, se ha quedado clavado y parece que el año se quedará de regular para abajo otra vez». La Junta de Castilla y León atribuyó el año pasado la baja producción —entre 9 y 10 kilos por colmena— a la muerte de la cría en las colmenas por casi dos semanas de lluvias continuas. Este año la sequía puede ser parte de la explicación, pero no toda. Panera no aventura una causa concreta.

«Robles tremendos»

La carga de bellotas de estos árboles debería incrementar los kilos en las colmenas

En la producción de miel oscura «vemos a las abejas en los árboles, pero no vemos subir los kilos en las colmenas. Y cuando el roble está bien la miel aumenta una barbaridad en 15 o 20 días», como sucede este año. Los árboles «están tremendos y llenos de bellotas y esperábamos que subiera la producción cuando empezasen a melar», es decir, cuando el fruto rompe y brota la sabia que aprovechan las abejas «para hacer miel a patadas, pero los resultados no ha ido a la par». Por otra parte, del brezo, «nada se puede esperar, porque está todo seco», en un año de escasas precipitaciones «desde que comenzó hasta ahora, a excepción de algunos golpes de agua, tipo tormenta, que poco han ayudado».

Quizá los contrastes de temperaturas —los días de exceso de calor seguidos de otros fríos— esté detrás del problema. La situación «es muy similar en toda la provincia. Se habla de una cosecha aceptable en Asturias y peor que la nuestra de Benavente hacia el sur». Sin embargo, aún hay tiempo para las colmenas ganen kilos: «hasta mediados de septiembre se puede esperar que cojan peso, pero si no empiezan bien no sé cómo andarán el mes que viene».

Al finalizar la campaña pasada existían en León 93 apicultores profesionales —aquellos que trabajan más de de 150 colmenas y otros 1.698 con menor parque de enjambres. Quienes tienen en la apicultura su actividad principal trabajaban un 53% de las 59.239 colmenas censadas en León.

Preocupación en el sector apícola ante las previsiones de otra mala cosecha