viernes. 01.07.2022

El gerente de Gersul, Nino Prieto, confirmó ayer la deuda, cercana a los 400.000 euros de los ayuntamientos pertenecientes al parque regional de Picos de Europa, por el servicio prestado por su consorcio en 59 depuradoras durante desde febrero de 2009 y hasta 2012.

El responsable de este servicio asegura que el acuerdo para explotar las depuradoras en esta zona se firmó en 2007 entre la Junta de Castilla y León, que sufragaba el 50% del gasto, y los ayuntamientos, que costeaban el 50% restante, para lo cual se fijaron unos porcentajes proporcionales a los coeficientes de cada municipio. Por su parte, Gersul tenía la obligación de sacar adelante la explotación de estas instalaciones. «En aquel momento todos los alcaldes estuvieron de acuerdo con las cantidades que tenían que abonar por lo que empezamos a pasar los recibos que nunca llegaron a pagar a excepción de Boñar», asegura Prieto. Por este motivo, la deuda se fue acumulando hasta el 2013, cuando los ayuntamientos decidieron extinguir el convenio y explotar las depuradoras a través de la mancomunidad Montaña de Riaño.

Prieto asegura que el servicio que prestaba Gersul abarcaba las 59 depuradoras, no como cuando lo asumió la mancomunidad, y el servicio de depuración era completo y en cumplimiento con la normativa vigente.

Prieto: «Los porcentajes se fijaron en 2007 con el acuerdo de los alcaldes»