jueves. 07.07.2022
Dirigidos por la guardería del Parque

Los primeros controles poblacionales en Picos de Europa dejan 24 jabalíes abatidos

Desde que se prohibiera la caza en el Parque Nacional se han realizado ocho batidas con agentes y tiradores locales
El valle de Sajambre acogió el pasado 4 de diciembre la última cacería en Picos de Europa. FERNANDO OTERO

Desde que el pasado mes de diciembre de 2020 se prohibiera la caza deportiva en todos los parques nacionales, para así dar cumplimiento a Ley de 2014, han sido tres los controles poblaciones que se han hecho en la vertiente leonesa.

De momento solo se han actuado sobre las poblaciones de jabalí, según explica el codirector de la zona leonesa del parque, Mariano Torre, que asegura que «esta especie, por su gran abundancia, hace daños importantes en los prados de siega que son hábitats de la Red Natura muy importantes por su biodiversidad por un lado y que además tiene consecuencias en la producción de hierba, que es importante para mantener la ganadería extensiva y los paisajes asociados que la Ley de Parques (Ley 30/2014) considera como objetivos propios.

Los controles, que se han realizado de febrero a marzo no se repetirán hasta el próximo mes de octubre, ya que la idea es que solo se hagan entre otoño e invierno.

La Comisión de Gestión del Parque Nacional de Picos de Europa, integrada por los consejeros de las tres comunidades implicadas —Castilla y León, Asturias y Cantabria—), en la pasada sesión celebrada 23 de diciembre de 2020 analizó este asunto y dio su visto bueno a la realización de estos controles conforme al Plan Director de la Red de Parques Nacionales.

Destino final
Algunas de las piezas abatidas se las quedaron los tirados y el resto se dejaron como carroña

Los controles son dirigidos por la guardería del Parque, con dos agentes o celadores por cada control y en ellos participan los tiradores locales que son gente muy experta en este tipo de actividad, por lo que se están realizando sin incidencias.

La experiencia, ya de años, de la participación de locales en los controles poblacionales llevados a cabo hasta la fecha en el parque nacional está siendo muy positiva, siendo estos muy efectivos en cuanto al número abatido y económicos ya que no hay gasto.

Torre explica además que se actúa sobre el jabalí ya que es un competidor por la comida del oso. «Tratamos de que la presencia del plantígrado en estos dos valles sea constante y la bellota y castaña de las partes bajas no es especialmente abundante porque no hay abundancia suficiente de robledales y de castaños. Por ello es muy importante que la población de jabalíes no haga más daños de los que ya viene haciendo», explica el codirector.

Procedimiento
Los controles se realizarán en otoño e invierno y serán autorizados por la Comisión de Gestión

Dada la topografía y lo mucho que se mueven los jabalíes la realización de controles es un asunto difícil de llevar a cabo. Hasta el pasado fin de semana se han realizado ocho controles mediante batidas de alrededor de 20 participantes, abatiendo 24 jabalíes.

Existe la posibilidad de que las piezas puedan quedar a disposición de los tiradores locales, aunque las experiencia está mostrando que únicamente se interesan por alguna. El resto quedan abandonados como carroña a disposición de las especies silvestres que son consumidores habituales de esta especie. Por ejemplo, de los nueve ejemplares capturados en los controles de febrero, siete quedaron en el monte y dos fueron entregados a los tiradores locales.

Los primeros controles poblacionales en Picos de Europa dejan 24 jabalíes abatidos
Comentarios