martes 26/1/21

«El problema es que la gente no quiere pagar por la calidad»

Los propietarios de explotaciones apícolas se quejan del poco conocimiento que tienen los consumidores sobre el producto y que solamente se fijan en el precio, además de que en los grandes almacenes venden miel extranjera y no queda claro en el envase.

«Antes vendíamos bidones de miel, ahora lo vendes a intermediarios que después lo pasa a su marca y la mandan afuera a países como Alemania, Gran Bretaña, países que no saben apreciar un poco mejor que la miel de España, que nosotros aquí estamos trayendo de China a toda la gente», explicó Melcón. «Es que compran miel que no aparece ni su procedencia por 3 o 4 euros y nosotros no podemos competir contra eso, la gente tiene que empreñar a diferenciar la calidad y ahí, pagará el precio», concluyó el galardonado.

«El problema es que la gente no quiere pagar por la calidad»