sábado. 02.07.2022
Puebla de Lillo

El Procurador insta a la Diputación a que regule los pastos de San Isidro

Las reses causan daños por falta de vallado en zonas residenciales

El Procurador del Común recibió una queja en la que se denunciaban las deficiencias existentes en el cierre ganadero instalado alrededor de la zona residencial de la Estación de esquí de San Isidro que, en su día, se había comprometido a solucionar la Diputación de León, deficiencias que provocan que el ganado con frecuencia deambule por la zona urbana y a lo largo de la carretera LE-331, lo cual ocasiona daños y supone peligro de accidentes para los residentes de la zona y visitantes.

Los hechos que se denunciaban ponían de manifiesto los desperfectos causados por las reses en las zonas urbanas de la estación, particularmente daños en diferentes zonas comunes e incluso accidentes de tráfico a causa del mal estado del vallado y la falta de una delimitación adecuada y segura de los lugares de pasto en verano.

Los terrenos utilizados por las reses pertenecen a la Diputación de León habiéndose cedido su aprovechamiento ganadero durante la época estival a la Junta Vecinal de Puebla de Lillo, mediante convenio, y que los elementos comunes y las dotaciones urbanísticas habían sido cedidas y recepcionadas en el año 2013 por el Ayuntamiento de Puebla de Lillo.

A tres partes

El Común exige un acuerdo entre Diputación de León, Ayuntamiento y Junta Vecinal

El Procurador del Común instó a la Diputación de León para que, en colaboración con la Junta Vecinal de Puebla de Lillo y con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, apruebe un Plan de carga ganadera que determine, entre otras cuestiones, el número máximo de cabezas de ganado (UGM’s) que pueden pastar en las zonas clasificadas como Suelo Rústico de Protección Natural-Estación Invernal y Suelo Rústico de Protección Natural-Estación de Montaña, su distribución y régimen de aprovechamiento, así como el período de disfrute.

Además, se ha de implantar un sistema efectivo de cierre ganadero que delimite claramente la zona acotada para pastos durante la época estival, garantizando de esta forma tanto la tranquilidad de los vecinos y propietarios de la zona urbana del Puerto de San Isidro, como la seguridad del tráfico viario de la carretera LE-331.

En cuanto al Ayuntamiento de Puebla de Lillo, se insta a que adopte las medidas pertinentes para impedir la utilización de dichos espacios para el manejo y la carga y descarga de ganado.

Por último, a la Junta Vecinal de Puebla de Lillo a la implantación de un sistema efectivo de cierre ganadero, así como en la retirada de aquellos materiales de antiguos cerramientos en desuso que pudieran hallarse en el lugar.

El Procurador insta a la Diputación a que regule los pastos de San Isidro
Comentarios