viernes 20/5/22

Geógrafos de Castilla y León recibieron con «escepticismo» la prohibición de la caza del lobo, ya que, aunque reconocen que la convivencia con el lobo es el camino a seguir, entienden que es «incompatible» con el actual modelo de ganadería.

«La convivencia con el lobo debe ser un objetivo a alcanzar, incluso su exclusión cinegética, pero debe realizarse a partir de un plan de gestión y una transformación ganadera que entienda la convivencia como un beneficio, no una imposición» señala el profesor asociado en el departamento de Geografía de la Universidad de Valladolid, Alberto Merino.

Merino reconoce que en estas circunstancias puede tener un efecto negativo en la lucha contra la despoblación. «Resulta paradójica la radical prohibición por el ministerio de Transición ecológica y el reto demográfico», apunta.

Por su parte el geógrafo miembro de la Junta de gobierno del colegio profesional de Geografía de Castilla y León, Raúl Gutiérrez, recuerda que el problema viene desde que en los años 70 se cambia el status del lobo de alimaña a especie cinegéti

Protección «incompatible» con el modelo ganadero