miércoles 8/12/21
argueso
Antonio Argüeso Jiménez. RAMIRO

El subdirector de Estadísticas Sociodemográficas del Instituto Nacional de Estadística (INE), Antonio Argüeso Jiménez, ha reflexionado sobre la evolución de la población en España, que ha experimentado un crecimiento  "desaforado" en los últimos años, concretamente  un 17%, un incremento fuerte sobre todo en la década del 2000, todo un récord a nivel Europeo. "El problema es que ese crecimiento ha sido muy irregular, como ocurre en todos los lugares del mundo". En España, hay una amplia zona, lo que no es costa y Madrid, que ha perdido población. Hay una densidad de población muy diferente en todo el territorio. Por ejemplo en Madrid no hay ningún municipio donde la población no crezca, la capital se mantiene y el cinturón de la ciudad crece espectacularmente. Por ejemplo, en Ávila, Segovia, León ocurre todo lo contrario. En estas ciudades, por ejemplo León, su área funcional no ha perdido población, pero en la provincia pierde por todos los sitios menos en pequeños polos de atracción, cabezas de comarca. 

"Cuando uno ve las poblaciones hace años las capitales de provincia eran núcleos importantes, pero no mucho porque estaban rodeados de otros núcleos también importantes". En este sentido apunta que el 4% de la población se concentraba en la ciudad, el resto en su provincia. Ahora, la ciudad ha ido absorbiendo esa población. Si se analizan las causas desde el punto de vista demográfico, el problema no está en la inmigración. Durante los últimos 20 años, León ha recibido población extranjera y hay un saldo migratorio positivo, en cambio en relación con la población española ese saldo es negativo, porque mucha gente se ha ido de León a otras partes de España. En 2020 esos dos saldos son positivos, y el saldo total es positivo en diez mil personas. El problema es la diferencia entre los nacimientos y las defunciones. La provincia es un territorio altamente envejecido, que ahora se recrudece por el civil, que han supuesto una pérdida de 55.000 personas en los últimos diez años. El efecto provincial en la provincia es por lo tanto es una pérdida de población por el envejecimiento poblacional de 45.000 personas en los últimos 20 años. Este fenómeno se repite en el resto de las zonas despobladas de España.

Por lo que se refiere a la pirámide de población de la provincia de León y se compara con la de España, Argüeso apunta que la de León es mucho más envejecida. "Hay más proporción de niños en España que en la provincia de León". En municipios concretos, por debajo de los dos mil habitantes, las pirámides se distorsionan, porque efectivamente hay pocos niños, pero encima el reemplazo no está garantizado, "es algo  inviable", porque no hay población en edad de tener hijos." Esas poblaciones no son sostenibles, están llamadas a desaparecer desde el punto de vista demográfico. Ahí las políticas para incentivar la natalidad no tendrán ningún impacto". El responsable del INE asegura que en el instituto "solo nos atrevernos a hacer previsiones para los próximos 15 años". Esas previsiones apuntan que "en la provincia de León se llegará a un vaciamiento del ámbito rural de una manera inexorable, ya que en 2034 León bajaría a los 270.000 habitantes, dos tercios de la población que tiene ahora. En cambio tendencia española es creciente por la tendencia migratoria, a pesar de que morirá más gente de la que nace.

Argüeso: "La provincia de León llegará en 15 años a un vaciamiento del ámbito rural de...
Comentarios