sábado 22/1/22

Raúl Barrientos Antón, graduado en Geografía y Ordenación del Territorio y con una beca Ralbar de la Universidad de León (ULE) y la Fundación Banco Sabadell, ha realizado un proyecto en Alcuetas para diseñar rutas y poner en valor sus recursos hídricos, según informó ayer la institución académica en nota de prensa.

Su propuesta, ‘Los caminos del agua’, se ha centrado en la realización de una serie de rutas de educación ambiental por las fuentes de la localidad de Alcuetas con el fin de poner en valor los recursos hídricos de su pueblo. Diseñadas en formato digital y también impresas en carteles, los recorridos ambientales han permitido a los usuarios conocer todos los detalles de las fuentes. Para Barrientos el proyecto se ha convertido en «un reclamo turístico para aquellos visitantes interesados en los ecosistemas y conocer el uso que se le daba de manera tradicional al agua, ya que cada fuente tenía una utilidad diferente y específica en la que el agua se aprovechaba de manera racional».

‘Los caminos del agua’ se componen actualmente de una ruta norte y otra sur, ambas con algo más de tres kilómetros de recorrido. Además, el joven ha propuesto una tercera, más extensa, con dos recorridos alternativos entre la fuente del despoblado de Santibáñez y la Laguna del Gamonal, protegida y catalogada como zona húmeda además de ser un punto adecuado para el avistamiento de aves.

Las ocho fuentes recogidas en el proyecto (La Fuente, Las Palomas, Lavaderos, Manga, Caño, Valderida, Manantiales y Santibañez) tienen usos diversos desde lavar prendas de lana hasta abrevaderos para el ganado, riego de huertas y consumo humano.

«Algunas se encuentran en un estado bastante aceptable como La Fuente o la de Las Palomas, pero otras están en unas condiciones muy malas como la de Valderida o los Manantiales», explica. Se encuentran llenas de maleza y vegetación que impide su correcta visualización, e incluso alguna como Los Lavaderos, están perdiendo su estructura. Una situación que, a juicio de Barrientos, se puede solucionar con las tradicionales hacenderas, «idea que ha surgido gracias a las visitas que se han realizado a las fuentes durante las rutas».

Barrientos asegura que la beca ha sido una experiencia «muy positiva». Sin embargo, el principal hándicap ha surgido con «la pésima conexión a internet que hemos tenido este verano, uno de los problemas más comunes en las zonas rurales y que paradójicamente frena su desarrollo».

Pese a ello, celebra haber logrado «concienciar a gran parte de la población sobre la importancia de estas fuentes y de los ecosistemas que nos encontramos en la zona, que están protegidos por su gran valor faunístico y natural».

Un proyecto de la beca Ralbar diseña rutas por las ocho fuentes de Alcuetas
Comentarios