lunes 3/8/20
PROVINCIA ■ agricultura ecológica

Prueban un hongo como tratamiento ecológico contra el taladro de la vid

La ULE extenderá la investigación a los viñedos tras los resultados obtenidos en el laboratorio.
Prueban un hongo como tratamiento ecológico contra el taladro de la vid

A. Domingo | Redacción

Los resultados obtenidos en laboratorio para el control de ejemplares adultos, huevos y larvas del insecto conocido como taladro de la vid —Xylotrechus arvicola— mediante el uso de un hongo han resultado positivos y este año la experimentación se trasladará a los viñedos, según se expuso ayer en las Jornadas de Agricultura Ecológica de la Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal de la ULE.

El Grupo de Investigación de Ingeniería y Agricultura Sostenible ha ensayado con distintas cepas de un hongo presente en el suelo de las explotaciones, el trichoderma, como defensa ante el ataque de esta plaga, la más destructiva del cultivo, según expuso el doctor en ingeniería agraria, Álvaro Rodríguez, encargado de exponer los avances del grupo que coordina el catedrático Pedro Casquero.

En los dos últimos años, los investigadores, a los que financia la Diputación provincial, han testado los viñedos de la provincia, con el fin de conocer el grado de afección que sufren por parte de un insecto, que llega a la amputación de brazos de las vides e incluso al arranque de cepas.

En su segundo año de trabajo, los investigadores han muestreado 58.686 cepas, la mitad en cada una de las denominaciones de origen vínicas de la provincia —Tierra de León y Bierzo—. De este trabajo de campo se deriva que más del 10% de las vides de la variedad Godello y el 30% de las de Mencía en la DO Bierzo está afectadas por el insecto, mientras que los índices ascienden al 22% en Prieto Picudo y al 21% en Albarín en la DO Tierra de León, expuso Rodríguez ante el auditorio. En viñedos de ambas denominaciones se han observado parcelas con una afección del 87% en Cabernet Sauvignon y del 76% en Tempranillo, estas dos últimas, variedades complementarias.

El grupo de investigación trabaja ahora en determinar cuáles son las razones por las que el taladro es más voraz con unas variedades, identificando los compuestos volátiles de las diferentes variedades para comprobar su eficacia en la captura de insectos mediante trampas. También durante estos dos años se ha comprobado la eficacia de trampas atrayentes, que permiten capturar insectos adultos y evitar la puesta de huevo sobre la vid.

La hembra del taladro deposita cientos de huevos en la corteza de la vid durante su vida adulta —fase que dura 45 días—. Las larvas se alimentan de la madera durante meses, creando galerías en su interior, causando daños en la planta y debilitándola ante otras enfermedades.

El viñedo ecológico centró el programa en las Jornadas de Agricultura Ecológica, que continuarán en la escuela hoy, con participación de especialistas del Instituto de Investigación de la Viña y el Vino, así como de bodegueros de ambas denominaciones de origen leonesas. También se dedicaron charlas y talleres al equilibrio de los ecosistemas agrarios, en concreto el papel de aves, murciélagos y otros depredadores para controlar insectos, roedores y conejos.

Para hoy está prevista la presentación de la Asociación de Agricultores y Ganaderos Ecológicos de León (Agrele).

Prueban un hongo como tratamiento ecológico contra el taladro de la vid