jueves 24/9/20
Destino estrella

Los pueblos de León rebosan vida

Pese a la suspensión de fiestas patronales y el cierre de muchas piscinas, las zonas rurales se llenan este verano de visitas de larga duración con las que llegan a duplicar su población lo que repercute en sus bares y comercios
Terraza repleta de juventud que se adapta a la nueva normalidad en Riaño. JESÚS F. SALVADORES
Terraza repleta de juventud que se adapta a la nueva normalidad en Riaño. JESÚS F. SALVADORES

La llegada del verano siempre anima a casi todo el mundo a tirar para el pueblo y, este año, ante la situación provocada por la pandemia del Covid-19, muchas de las diferentes localidades de la provincia leonesa han visto crecer mucho más su población en comparación con otros periodo estivales por dicho motivo.

Es el caso por ejemplo de la localidad de Sueros de Cepeda, que este verano ha visto como su población de unos 200 habitantes se ha multiplicado casi por cuatro, tal y como asegura la alcaldesa pedánea, Jessica Fernández.

«Sí que hemos notado que la gente que venía sólo el fin de semana de las fiestas, está pasando en el pueblo más tiempo o gente que a lo mejor venía unos días en agosto lleva en Sueros casi todo el verano», apunta Fernández.

Veraneo completo

Los pueblos notan más afluencia de gente que otros años y con estancias más largas

La presidenta de la junta vecinal de Sueros de Cepeda asevera que «por lo general la gente sale a mucho a pasear y acude al bar, pero no se producen grandes aglomeraciones de gente.

La gente está respetando mucho la situación». A la postre, critica que les hayan quitado en el consultorio un día de consulta porque «no se entiende que nos quiten este servicios teniendo 200 cartillas todo el año a mayores de toda la gente que se ha desplazado en verano».

Por otro lado, el propietario del bar Flor de Lis de Villalís de la Valduerna, Ramiro Oviedo, reconoce que en dicha localidad también ha visto aumentada su población este verano «pero por lo general no es mucha más que otros años».

Mercado de los viernes en Pobladura de Pelayo García. MEDINA
Mercado de los viernes en Pobladura de Pelayo García. MEDINA

No obstante, reconoce que ha visto aumentada su clientela «aunque con todas las medidas de seguridad que hay que tomar los hosteleros tenemos al menos un 60% de pérdidas respecto al verano de otros años».

Sin embargo, señala que él respira un poco más aliviado gracias a la amplia terraza con la que cuenta su bar que le permite realizar conciertos, monólogos, etc. «a los que la gente está respondiendo, aunque sí se nota un poco que la gente que viene de fuera se acerca un poco menos al bar por respeto o miedo».

Por su parte, en la localidad de Hospital de Órbigo, este año por «precaución y responsabilidad» decidieron no abrir ninguno de sus servicios públicos, ni el camping, ni la piscina ni tampoco el albergue de peregrinos.

Estos eran los principales atractivos turísticos de la localidad en la temporada estival y su cierre ha supuesto una gran caída en la afluencia de viajeros. «Simplemente el camping ya tiene una capacidad de 600 personas y la piscina es olímpica con una hectárea de césped, por lo que la cantidad de personas este año ha caído de forma considerable» comentó el alcalde, Enrique Busto.

casas rurales ha revelado la cantidad de turistas que han decidiLas autocaravanas se han convertido en una apuesta segura estas vacaciones. jesús f. salvadores
Las autocaravanas se han convertido en una apuesta segura estas vacaciones. JESÚS F. SALVADORES

Sin embargo, la cantidad de personas que han vuelto al pueblo estas vacaciones, ha aumentado. «Mucha gente que tiene una segunda residencia en Hospital este año ha preferido no viajar y venir a pasar sus vacaciones en familia» declaró Busto.

Aun así, el incremento notable de vecinos que hay en segundas residencias no es comparable con la cantidad que otros años veían atraídos por el camping, piscina o el albergue municipal.

«Mientras este año vienen cinco personas de vacaciones o a visitar a la familia, otros años venían 25 campistas o peregrinos, el descenso de una no se compensa con el crecimiento de otra», concluyó el alcalde de Hospital de Órbigo.

En el sur de la provincia también los pueblos han visto incrementada su población respecto a años anteriores. Y, sobre todo, han notado que las estancias son más prolongadas.

Responsabilidad

Los ayuntamientos dan la bienvenida a los visitantes pero piden extremar las medidas sanitarias

Quienes en años anteriores venían en agosto ahora lo han hecho durante todo el verano. Así lo corroboran los responsables de Frutas y Verduras Cañibano que recorren los mercadillos de pueblos como Santa María del Páramo, Laguna de Negrillos, Gordoncillo, Pobladura de Pelayo García, Villaquejida... «Este julio hemos vendido más el año pasado», señalan.

Los alcaldes también confirman la tendencia. El de Matanza de los Oteros, Marcelo Alonso, asegura «en julio ha habido más gente que otros años y esperamos que agosto también sea bueno». Las piscinas de la localidad han tenido una media de 70 personas diarias «que para un pueblo tan pequeño como el nuestro son muchas». Eso sí, la precaución ha hecho que el bar no registre una afluencia correlativa. «Sabemos que la mayoría de las casas están llenas. Los jóvenes sí salen al bar, pero la gente mayor no. Hay mucha precaución», comenta, al tiempo que destaca que «todo el mundo está muy concienciado».

Por su parte, el alcalde de Pobladura de Pelayo García, José Ángel Tranche, también corrobora la gran afluencia de visitantes. «Se puede ver el aumento de gasto de agua, que ha subido un 30% respecto a años anteriores. Los parques, los caminos y calles con gente paseando y las terrazas están llenas», señala, a la vez que pide que «se sigan cumpliendo las medidas de distanciamiento social el uso de mascarillas para evitar rebrotes».

Gordoncillo sigue la misma tendencia con más de 150 personas diarias en las piscinas en el mes de julio, donde la afluencia los fines de semana se dispara. Su plaza Mayor parece un paseo turístico de cualquier zona de playa dado el número de mesas de terraza.

Plaza mayor de Gordoncillo. MEDINAPlaza mayor de Gordoncillo. MEDINA

Las comarcas de Laciana y Babia ha sido también destinos turísticos elegidos por muchas familias lo que se refleja en un importante incremento de población. Este año, según explicaba el alcalde de Villablino, Mario Rivas, hay un incremento de la ocupación de viviendas que estaban vacías.

«Hay muchas altas en los suministros de agua de las casas», apunta. Además, las casas rurales y hospedajes están completos, y uno de los vehículos que en este verano ha cogido mucho auge son las auto caravanas que instalan por toda esta zona.

Si bien, recordó que este año las actividades al aire libre y pasar tiempo en familia, con las medidas de seguridad es la forma de disfrutar que han elegido tanto visitantes como lacianiegos. Una comarca llena de gente que se nota en sus calles, sus supermercados u otros establecimientos comerciales.

Algo muy parecido es lo que viven en el municipio de San Emiliano, en donde la alta ocupación de las casas rurales ha revelado la cantidad de turistas que han decidido conocer esta zona. «Las auto caravanas están siendo lo más destacado», afirmó el regidor babiano, Basilio Barriada. Aunque muchas personas, este año llegaron a San Emiliano antes del verano y con respecto a años anteriores, incluso meses antes de lo que solían hacerlo, « para el mes de junio, la población ya había aumentado», un incremento que ha seguido ascendiendo.

Sabero

Si otros veranos, en estas fechas, se duplicaban los visitantes, ahora superan con creces 

Los pueblos de la zona de Sabero también van retomando la normalidad, recuperando poco a poco la actividad social y laboral. «Lo que no debemos olvidar es seguir cumpliendo las medidas sanitarias a rajatabla, máxime ahora que nuestros pueblos han multiplicado la población», apuntan. Si otros veranos, en estas fechas, se duplicaban los visitantes, ahora superan con creces la de otros años. Tanto el alcalde pedáneo de Sabero como el de Olleros de Sabero, donde se ubican los bares y restaurantes, emplazan a los vecinos para que siempre mantengan la distancia de seguridad y lleven puesta la mascarilla en cualquier espacio público o reuniones privadas donde se congreguen más de diez personas.

Los que sí han notado este aumento de población han sido los bares y restaurantes del municipio, ya que sus terrazas están completas de clientes. En Sabero, el Ayuntamiento ha cerrado una calle donde están ubicados tres bares, ubicando las terrazas en la citada calle y con la distancia entre mesas y clientes. En Olleros de Sabero los bares y el restaurante cuentan con espacios suficientemente amplios para asegurar las medidas. Los industriales manifiestan que, aunque perdieron varios meses de actividad, ahora se están recuperando con la afluencia de visitantes, esperando recuperar el tiempo perdido.

El aumento de visitantes en Cistierna se ha notado principalmente por la recogida de residuos orgánicos ya que «estamos recogiendo prácticamente más del doble de lo que recogíamos hace un mes en el cual ya había un incremento con el mes anterior», según el alcalde, Nicanor Sen, quien precisó que hay día que se recogen 9,5 toneladas de basura lo que implica que hay el doble de población. Lo mismo sucede en la recogida de envases ya que se hacía una vez al mes y ahora se realiza de forma semanal. El incremento se nota además en los supermercados en las terrazas de la hostelería tanto en Cistierna como Boñar y la montaña de Riaño.

La moda de las caravanas también ha llegado a esta montaña oriental leonesa donde el camping de Cistierna está en máximos o el de Riaño. El alcalde de Riaño Fernando Moreno señaló que se ha tenido que destinar una zona junto al polideportivo para el estacionamiento de caravanas. Además se ha habilitado un aparcamiento a la entrada del viaducto ante el incremento de personas que realizan paseos y rutas por el paraje de Biescas.

El alcalde de Boñar, Pepe Villa, destacó la respuesta que como cada año tienen la llegada de gente al camping. «Boñar al ser una zona de servicios el trasiego de la gente es constante y se nota en los establecimientos y en las terrazas que desde hace unas semanas ampliamos suprimiendo aparcamientos».

Los pueblos de León rebosan vida