martes 17/5/22
undefined
El hidrógeno limpio tiene ventajas como combustible. JAVIER CEBOLLADA

El hidrógeno limpio, también conocido como hidrógeno renovable o hidrógeno verde se produce mediante la electrólisis del agua utilizando electricidad de fuentes renovables y no emite gases contaminantes durante su producción. Los diferentes tipos de hidrógeno -es el elemento químico que más abunda en la naturaleza- se clasifican por su proceso de producción y por las emisiones de gases de efecto invernadero resultantes, por lo que tiene futuro.

El hidrógeno verde se utiliza principalmente como materia prima en los procesos industriales, caso del acero, pero también como combustible por sus múltiples propiedades:

  • Su uso con fines energéticos no genera emisiones de gas de efecto invernadero (GEI). El agua es el único subproducto del proceso.
  • Se puede utilizar para producir otros gases, así como combustibles líquidos.
  • La infraestructura existente (transporte y almacenamiento de gas) puede reutilizarse para el hidrógeno.
  • Tiene una densidad de energía más alta que las baterías, por lo que se puede utilizar para el transporte de mercancías pesadas y de larga distancia.

El hidrógeno verde tiene ventajas: es fácil de almacenar, puede transformarse en electricidad o combustibles sintéticos y utilizarse con fines domésticos, comerciales, industriales o de movilidad además de poder mezclarse con el gas natural hasta en un 20 % y viajar por los mismos canales e infraestructuras.

Como desventajas está su mayor coste por el uso de renovables para la electrólisis, su mayor gasto energético porque requiere más energía que otros combustibles para su producción y también que requiere mayor atención a la seguridad, puesto que el hidrógeno es un elemento muy volátil e inflamable.

¿Qué es el hidrógeno limpio?