martes 24/5/22
REPOBLACIÓN EN EL PARQUE

Los quebrantahuesos ya vuelan solos

Biziele y Choe, los dos ejemplares soltados hace cuatro meses en Picos de Europa, muestran pautas de alimentación innatas que demuestran su total adaptación al medio
El ejemplar soltado hace cuatro meses, Biziele, portando espinazo para romper

Los quebrantahuesos liberados en el Parque Nacional de Picos de Europa, Biziele y Chloe evolucionan de manera favorable tras cuatro meses de vida en libertad, con pautas muy avanzadas de conducta como la alimentación mediante la elevación y lanzamiento de huesos desde el aire, según informa la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ).

Una vez finalizado el periodo post-liberación los dos ejemplares on totalmente independientes, si bien se están haciendo aportes de alimento puntuales con el fin de que los pollos logren un estado fisiológico óptimo de cara a afrontar el invierno con éxito.

Gracias a los emisores GPS con los que van equipados y a la monitorización diaria que realizan miembros de la FCQ (se hace un seguimiento diario durante ocho horas, siete días a la semana), se ha podido comprobar de manera fehaciente su buen estado de salud así como sus desplazamientos, emplazamientos preferidos para pernoctar, posaderos e interacciones. Esta pasada semana se ha podido observar a unos de los ejemplares rompiendo huesos. El quebrantahuesos cuya dieta basada principalmente en restos óseos utiliza una técnica particular que le ha dado su nombre en castellano: rompe los huesos (quebranta- huesos) en los rompederos con el fin de conseguir un tamaño adecuado que pueda ingerir. El hecho de observar a Biziele mostrando este comportamiento innato, da una idea de la total adaptación del ejemplar a la zona de liberación y de su buena evolución psicomotriz que hace que el ejemplar afronte los meses invernales con garantías.

También están adaptados el resto de los ejemplares soltados con anterioridadA, Aquilano, que interactua con los nuevos inquilinos, y Deva, con pautas territoriales con un ejemplar adulto, Casanova, llegado por sus propios medios del Pirineo.

Los quebrantahuesos ya vuelan solos