lunes 16.12.2019
Medio Ambiente

Quiñones confirma que Valsemana acogerá el centro de cría del urogallo

El consejero avanza que el proyecto, dotado de un millón de euros, estará a principios de 2020
Edificio de usos centrales ubicado en la entrada de la Dehesa de Valsemana, en el municipio de la Ercina. RAMIRO
Edificio de usos centrales ubicado en la entrada de la Dehesa de Valsemana, en el municipio de la Ercina. RAMIRO

La Dehesa de Valsemana, ubicada en el municipio de la Ercina, será finalmente el lugar escogido para albergar el nuevo centro de cría en cautividad del urogallo cantábrico con el que se tratará de revertir la regresión poblacional que sufre esta especie, declarada en 2018 por el Gobierno es situación crítica de extinción. Así lo avanzó ayer el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, que tras una pregunta interpuesta por la procuradora socialista María Rodríguez ayer en las Cortes de Castilla y León, confirmó la ubicación definitiva de este importante proyecto, que ya había adelantado hace siete meses este periódico. El responsable de Medio Ambiente sí avanzó que las obras comenzarán durante el primer trimestre del próximo 2020, fecha límite puesta por el Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) para ejecutar este proyecto, que será el segundo puesto en marcha después del de Sobrecobio, en Asturias.


El presupuesto para este centro asciendo al millón de euros, de los que 827.603,83 corren a cargo del Miteco, que hace meses que ya liberó esta cantidad, mientras que el resto será financiado por la propia Junta de Castilla y León.

 

En su comparecencia de ayer, Suárez-Quiñones admitió que esta «franca regresión de la población» de urogallo está causada por la depredación de huevos y pollos y también el cambio climático; y recordó que la Junta ha destinado 200.000 euros a actuaciones de telemetría y marcaje de aves, aunque reconoció que «la más gruesa es el centro de cría», que sería el segundo tras el de Sobrescobio (Asturias).

 

A lo largo de 2019, continuó el consejero, se han estudiado todos los centros de cría en cautividad en Europa para determinar esta instalación en las «mejores condiciones». El consejero agradeció el ofrecimiento del Ayuntamiento de Villablino para acoger este proyecto, y recordó que el municipio ya cuenta con un centro de interpretación, al que se sumará la instalación de un voladero «para que la gente deje de ver el urogallo en fotos». «Será un proyecto sin parangón en el territorio nacional», subrayó. Este proyecto fue una de las medidas más importantes acordadas en el marco de la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente celebrada en agosto de 2018 para tratar de revertir el descenso poblacional de esta especie, de la que según el último censo oficial, quedan 292 ejemplares repartidos en un área de distribución de 350 kilómetros cuadrados de la Cordillera Cantábrica. El 79,5% de esta población se encuentra en Castilla y León, concretamente por las comarcas de Alto Sil y Omaña, y el 20,5% restante se localiza en la vertiente asturiana, principalmente en el Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias.

 

De todos ellos, dos tercios corresponderían a ejemplares macho y una tercera parte a hembra, lo que es síntoma de los problemas de conservación y de reproducción que sufre la especie . Además, esta escasez de urogallinas durante el muestreo evidencia a su vez la mayor vulnerabilidad de éstas a las amenazas existentes y el condicionamiento que ello tiene sobre la mejora de los parámetros de productividad y crecimiento poblacional.

Quiñones confirma que Valsemana acogerá el centro de cría del urogallo