sábado 24/10/20

Quiñones: «Europa puede ser la gran solución al reto demográfico»

Súarez-Quiñones. RAMIRO

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, mostró ayer durante su ponencia su «convicción» de que «Europa puede ser la gran solución al reto demográfico». «El Plan de Recuperación y de Resiliencia es una apuesta que nunca antes había hecho la Unión Europea hasta el punto de endeudarse para paliar las consecuencias de la crisis del Covid y conseguir la cohesión y, ahí, España y Castilla y León tienen una gran oportunidad para tratar de luchar contra la despoblación», subrayó el consejero.

En ese sentido, anunció que desde su consejería han presentado un bloque de 38 proyectos al plan europeo para captar hasta 4.200 millones de euros de los fondos previstos; remarcando que son unas iniciativas que «están enmarcadas en la vía del Pacto Verde, la sostenibilidad económica y ambiental, la cohesión social y territorial y, por lo tanto, la lucha contra la despoblación». Asimismo, señaló que otro de los dos grandes retos de este plan deben ser la digitalización y la descarbonización.

Por ello, Suárez-Quiñones destacó que «Castilla y León ha hecho sus deberes y ha enviado al Gobierno de España sus objetivos principales; por lo que esperamos que puedan llegar Europa y pueda ser financiados». «La Junta está en la punta de lanza en este acometido», añadió, a la par que advirtió que «se trata de un reto que incumbe a todos, a lo público y a lo privado».

Durante su intervención no quiso dejar pasar por alto tampoco que «la Junta de Castilla y León trabaja en numerosas líneas para invertir esta situación de despoblación», aunque reconoció que su diagnóstico es «complejo» por la extensión del territorio y por la densidad, el envejecimiento y la dispersión de la población «que hace más difícil y más caro el esfuerzo de garantizar la igualdad en el acceso a los servicios públicos».

Motivo por el que el consejero cree que «necesitamos apoyo mutuo entre todas las administraciones para realizar políticas dirigidas a luchar transversalmente contra la despoblación».Al respecto, Suárez-Quiñones reiteró que para conseguirlo las diputaciones son «socios extraordinarios», por lo que puso en valor los diferentes protocolos firmados con las nueve instituciones provinciales de Castilla y León, movilizando conjuntamente 50 millones para hacer llegar internet a todos los rincones; el esfuerzo en vivienda de alquiler social a través del programa Rehabitare con una inversión de 14 millones de euros para crear otras 300 viviendas rurales; o en materia de aguas residuales en pequeños pueblos con una inversión de 125 millones de euros para crear 300 depuradores.

También aprovechó para demandar al Gobierno un cambio en el modelo de financiación autonómico «porque el actual sistema no está pensado para nuestra Comunidad, está hecho para territorios pequeños con mucha población».

Quiñones: «Europa puede ser la gran solución al reto demográfico»