lunes. 03.10.2022
Cembranos

La reconstrucción de los hechos avala en principio las tesis de los investigadores

El detenido defiende que mantuvo una actitud pasiva durante el crimen
Los detenidos acudieron ayer al lugar de los hechos para la reconstrucción del crimen. FERNANDO OTERO

El Juzgado de Instrucción número 2 de León realizó ayer en colaboración con la Policía Judicial de la Guardia Civil de la capital la reconstrucción de los hechos correspondientes al crimen de Cembranos, con la participación de los dos detenidos asistidos por sus letrados, que se desplazaron a la finca ubicada en los alrededores de la localidad para llevar a cabo el trámite.

La joven paraguaya de 21 años de edad sobre la que ahora recae según la investigación el principal peso de los supuestos hechos se negó a repetir ante la jueza lo sucedido, acogiéndose al derecho que ya había esgrimido para no declarar en los juzgados en la tarde del viernes.

Lo hace amparándose en la facultad que le concede la ley, en virtud de su derecho a no pronunciarse hasta conocer el contenido de las actuaciones, que por ahora han sido declaradas secretas por parte del juzgado instructor.

Sin declaración

La joven detenida se negó a colaborar ayer en la reconstrucción mientras el varón reiteró su versión

No declaró tampoco el otro varón detenido y encarcelado también por los hechos, pero ofreció a la instructora una versión de los hechos de acuerdo a la cual, la autoría del crimen y el peso de la paliza que sufrió la víctima supuestamente fueron obra de la otra investigada, de acuerdo a la versión de los hechos que ofrece el varón.

La reconstrucción del crimen se llevó acabo en torno a las once de la mañana en Cembranos, con presencia de un fuerte dispositivo de la Guardia Civil y la participación de las partes citadas al acto. Así, el individuo (que tiene 55 años de edad en la actualidad) reiteró lo sucedido en la noche del pasado miércoles y sostuvo que mantuvo siempre una actitud pasiva, en la que apenas tuvo participación según su punto de vista y de acuerdo a la cual tanto las agresiones como la maniobra de asfixia por sofocación que según la autopsia provocó la muerte de la víctima, se atribuyeron a la compañera de trabajo de la fallecida.

A la espera

Las pruebas biológicas determinarán lo que no se concreta tras declarar ambos investigados

De acuerdo a lo que exhibió ante los investigadores, había ingerido tal cantidad de alcohol y drogas que estaba prácticamente imposibilitado para salir en defensa de la víctima, cuando su compañera sentimental estaba agrediendo a la víctima, cuya anatomía mostró en la autopsia las evidencias de una paliza considerable.

A criterio de los responsables policiales de la investigación, ahora comienza el juego de la delimitación de responsabilidades. Tendrán que ser las pruebas biológicas las que determinen lo que no se concreta con las declaraciones de los investigados, aunque las primeras evidencias recogidas en los informes de la Benemérita sostienen que la versión que ayer se ofreció en la reconstrucción de los hechos avala las tesis que han defendido desde un inicio.

La tarea pasa ahora a manos del ministerio fiscal. Una vez que se reciba el informe completo de la autopsia y los resultados de las pruebas biológicas, deberá determinar si procede enervar la presunción de inocencia que asiste a los dos sospechosos y qué grado de participación tuvo cada uno de ellos en los hechos.

De las conclusiones iniciales aportadas por los investigadores, se deduce que supuestamente la autoría material del crimen correspondió a la joven y que su compañero sentimental deberá hacer frente a una presunta acusación por omisión del deber de socorro. Hasta llegar a ese punto de la instrucción, queda bastante recorrido por delante todavía.

La reconstrucción de los hechos avala en principio las tesis de los investigadores
Comentarios