sábado 28/5/22

Un recuerdo para el Priorato

Los vecinos recuperan la tradición de venerar con una fiesta su templo mozárabe, declarado Monumento Nacional en 1886, y que es una de las joyas de la provincia leonesa visitada por miles de personas cada año
                      El Prior y el alcalde de Gradefes, Amador Aller, a la empresa del templo mozárabe. CAMPOS
El Prior y el alcalde de Gradefes, Amador Aller, a la empresa del templo mozárabe. CAMPOS

La Asociación Cultural y Recreativa Priorato de Escalada, con la colaboración del Ayuntamiento de Gradefes y la Junta Vecinal de San Miguel de Escalada, pusieron en marcha ayer la Fiesta del Priorato, un homenaje al monumento mozárabe y su historia. Desde el año 2010 se recuperó la misa en el antiguo monasterio —ya son más 1.100 años de su fundación— para cada segundo domingo del mes de mayo, recuperando el culto para el monumento.

Tras varios años sin poder celebrarse por la pandemia ha regresado con una muy buena respuesta por la gente. Los actos se iniciaron con la procesión con el Prior y las autoridades locales acompañados por los miembros de la coral gregoriana del cister de Sandoval y el posterior recibimiento en la explanada por el público asistentes. El pendón del San Miguel de Escalada permaneció anclado en la explanada donde la coral interpretó una canción quienes posteriormente entraron en el monasterio. La entrada del Prior acompañado por el alcalde del municipio de Gradefes, Amador Aller, fue recibido con cánticos de la coral. Posteriormente se inició el acto eucarístico.

Esta festividad sirve además como momento de encuentro que permite que personas de otras comarcas puedan conocer esta joya arquitectónica mozárabe y parte de su historia. San Miguel de Escalada es un monumento de gran interés, no sólo por sus incuestionable valor desde el punto de vista artístico, sino también por lo que se puede interpretar en él en relación con todo el desarrollo del arte altomedieval español. El Monasterio de San Miguel de Escalada forma parte de la Ruta de los Monasterios de León, del Camino de Santiago, y fue declarado Monumento Nacional en 1886.

En los inicios del siglo X y más concretamente en el año 913, el abad Alfonso y un grupo de monjes cordobeses, durante el reinado de Alfonso III, levantaron, en un solo año según una inscripción, un monasterio en tierras leonesas, reutilizando para ello los vestigios de una anterior iglesia visigoda que habría estado consagrada al arcángel San Miguel.

Un recuerdo para el Priorato