lunes. 15.08.2022

Recurren la aprobación del nudo eólico de Villameca por su afección al urogallo

Los tres parques, construidos hace más de una década, ya fueron anulados por este motivo
                      La especie se encuentra en peligro crítico de extinción. DL
La especie se encuentra en peligro crítico de extinción. DL

El Fondo para la Defensa Jurídica de la Cordillera Cantábrica ha interpuesto recurso de alzada a las aprobaciones de los complejos eólicos de Peña del Gato, Valdesamario y La Espina, paralizados durante años por orden del TSJ de Castilla y León, que basó su sentencia en la afección al urogallo cantábrico, especie catalogada en la categoría en peligro crítico de extinción y de la que quedan menos de 300 ejemplares. La Junta de Castilla y León ha autorizado recientemente que puedan ponerse a funcionar tras una nueva tramitación.

Según explica la Plataforma para la Defensa de la Coordillera Cantábrica en un comunicado los tres complejos construidos hace más de una década fueron paralizados judicialmente por, entre otros motivos, esa afección directa sobre la especie. Sin embargo, en un giro inédito, la asociación demandante en aquel expediente judicial y los promotores, de la mano de la Junta de Castilla y León, llegaron a un acuerdo que permitió la nueva tramitación de autorización administrativa que ahora se recurre. Según este fondo jurídico «la nueva tramitación ha planteando de nuevo los mismos e idénticos complejos, ya construidos, negando una vez más esa afección para intentar eludir la sentencia dictada».

Aseguran que el proyecto contempla un total de 45 aerogeneradores que se instalaron sobre un hábitat que es área de distribución del urogallo cantábrico, en concreto el borde más meridional de su distribución en la peninsula Ibérica. «El impacto de las estructuras se suma al de las obras auxiliares (pistas de acceso, tendidos eléctricos)», concretan en el comunicado en que añaden que «además se da la circunstancia de que en estos últimos diez años se han dado en este entorno varios casos de afección directa sobre urogallos». Concretamente se refieren a las obras de ejecución de otro complejo eólico del mismo promotor (complejo eólico San Feliz), que destruyeron el nido de una urogallina radiomarcada por la Junta de Castilla y León, lo que llevó a la anulación de dicho proyecto. Además, más recientemente, el caso una hembra muerta por impacto con un aerogenerador en el vecino complejo eólico de Valdelín. Todo ello enmarcado en una situación en la que quedan menos de 300 ejemplares de esta especie.

La plataforma asegura que buena parte de los aerogeneradores de los tres complejos eólicos están instalados en zonas consideradas de Máxima Sensibilidad, según la zonificación del ministeio. Por otra parte, el Plan de Recuperación del Urogallo Cantábrico considera estos territorios dentro del rango de áreas de potencial ocupación.

En los recursos presentados se ha incorporado, como medida cautelar, la petición de mantener la paralización de los complejos eólicos en tanto se resuelvan dichos recursos.

La intención del fondo jurídico es «elevar cuántas acciones sean necesarias para que estos complejos sean desmantelados, tal como la lógica más elemental indica ante una acción que fue declarada ilegal por parte del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León».

Esta acción contra los complejos eólicos mencionados se une a otras acciones iniciadas por esta playtaforma, entre ellas los recursos contra tres complejos en Galicia o el recientemente presentado recurso de alzada contra el complejo eólico de El Escudo, en el límite de Cantabria con Burgos.

Recurren la aprobación del nudo eólico de Villameca por su afección al urogallo
Comentarios