jueves 14.11.2019
la polémica de los parques 'no profesionales'

La red de centros contra incendios supondrá un gasto anual de 1,8 millones

Diputación descarta parques por su alto coste: 45,75 euros por persona, frente a los 7,20 de su plan. Cerca de sesenta trabajadores de ayuntamientos serán precisos para atender el mapa diseñado.

Economía ajustada a los tiempos de crisis y ahorro, plazos razonables de tiempo de respuesta y compleja y difícil orografía. Son los tres parámetros esenciales que sustentan el Plan Provincial de Extinción de Incendios diseñado por la Diputación para que todos los municipios cuenten con cobertura. La institución ya ha calculado el coste de poner en marcha esta extensa infraestructura: algo más de 1,8 millones de euros anualmente.

Con esta cantidad tienen previsto complementar los dos parques de bomberos de referencia (León y Ponferrada) y afrontar los gastos de los seis centros de intervención municipal de primer nivel (Astorga, La Bañeza, Bembibre, Villablino, Cistierna y Valencia de Don Juan), la media docena de segundo y los diez de nivel local.

Un informe de la propia Diputación estima que esta red, tal y como se ha diseñado, supondría un gasto de 7,20 euros por persona atendida, frente a los 45,75 que costaría al año la creación de parques con atención de bomberos profesionales de forma permanente.

El presidente de la institución provincial, Marcos Martínez Barazón, explica que cada parque necesario para cubrir toda la provincia precisaría 18 plazas de bomberos, cada una de ellas con un coste anual entre los casi 51.000 y los 53.500 euros. De manera que el mantenimiento de personal por ejercicio de la red supondría 988.000 euros por parque y, teniendo en cuenta que los seis de primer nivel y la media docena de segundo fueran profesionales el coste global ascendería a 11,8 millones, sin incluir en esta cantidad los gastos de vehículos y mantenimientos de los centros: al menos un 10% más.

El mismo informe indica que excluida la población de los tres grandes municipios (León, Ponferrada y San Andrés), el número de habitantes que tendría que ser atendido por esta red de parques asciende ascienden a 259.168. El coste por persona se elevaría a los 45,75 euros/año, resultantes de dividir el gasto de parques profesionales por el número de habitantes atendidos.

También el presidente llama la atención sobre el hecho de que si se pusieran en marcha estos doce centros de atención permanente plantearían una serie de problemas. Entre ellos, los municipios más cercanos a los parques de bomberos de León y Ponferrada estarían alejados de la docena de centros (de primer y segundo nivel), un hecho que obligaría a dotarlos con otros parques o, bien, a contar con la misma financiación para los dos ayuntamientos con mayor población de la provincia. Es decir, los mismos números expuestos para catorce parques, elevaría el gasto por persona a 53,37 euros.

Los municipios más alejados, ahora incluidos en el mapa de la Diputación en el apartado tercer nivel o local, quedarían fuera de una atención rápida en caso de incendios.

Barazón remarca que en los otros ocho territorios de la Comunidad el modelo de extinción de incendios en el medio rural en manos de las diputaciones, a excepción de Valladolid, se basa en parques de voluntarios adheridos al sistema provincial, que suman en su conjunto 61. También existen colaboraciones con parques de núcleos mayores de 20.000 habitantes, un total de doce. Estas ocho instituciones provinciales tienen en global ocho parques atendidos por profesionales. En los casos de Soria, Palencia, Ávila, Segovia y Burgos sus diputacione no cuentan con ninguno así.

Tal y como está planteado el Plan Provincial de Extinción de Incendios, cada pueblo leonés está situado en un radio no superior a los 25 kilómetros de alguno de los 22 centros de intervención previstos en el mapa diseñado. La intervención en caso de incendio se ha previsto en menos de treinta minutos.

En cuanto al personal, siempre integrante de la plantilla municipal del ayuntamiento que albergue uno de estos centros, está fijado de acuerdo al tamaño: cuatro trabajadores para los de primer nivel y dos para todos los demás (segundo y local): un total de 56. La Junta colaborará con la Diputación en la formación de los trabajadores municipales y en la dotación de medios destinados a estos centros.

La red de centros contra incendios supondrá un gasto anual de 1,8 millones