jueves. 30.06.2022

El regadío se alza como la oportunidad de dar el relevo generacional al campo

Planas clausura del Congreso Nacional de Regantes anunciando 2.137 M€ hasta 2027
                      Barcones, Quintanilla, Planas, Del Campo, Diez y Dueñas, ayer, en la clausura. FERNANDO OTERO
Barcones, Quintanilla, Planas, Del Campo, Diez y Dueñas, ayer, en la clausura. FERNANDO OTERO

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, aseveró ayer en la clausura del Congreso Nacional de Comunidades de Regantes que el regadío es «clave para el futuro del sector agroalimentario español» especialmente por su capacidad para atraer el relevo generacional. Con 3,8 millones de hectáreas en regadío España tiene la mayor superficie de regadío de Europa «y la primera del mundo en riego localizado», con el 22,6 por ciento de la superficie agraria de España, que produce el 65% de toda la producción agraria de España, lo que supone «que se multiplica por tres todo el valor de lo creado en el regadío». A su juicio, el debate entre «regadío sí o no, que algunos pretenden desarrollar es absolutamente erróneo desde el punto de vista del Gobierno». Planas sostiene que en el contexto actual de cambio climático hay que apoyar al regadío sostenible «que puede dar seguridad a la producción sostenible de productos alimentarios».

Por ello, añade «hemos hecho del regadío sostenible una prioridad dentro de la inversión del Gobierno de España». En concreto, entre 2022 y 2027 se invertirán 2.137 millones de euros en regadío con fondos del Plan de Recuperación, de los Presupuestos Generales del Estado y de los fondos de desarrollo rural. «Vamos a tener una cantidad aproximada en los próximos cinco años de 425 millones de euros anuales, lo que significa triplicar lo que hemos tenido durante los primeros 20 años de este siglo», ha detallado el ministro. En cuanto a Castilla y León, ha destacado que es la primera comunidad en materia de inversión en regadío con 298,8 millones de euros, «con un total de 19 actuaciones de las 130 actuaciones que vamos a efectuar en España en este periodo».

«Es un tema de presente y un tema de futuro», ha señalado el ministro, quien también ha incidido en dos aspectos claves en el futuro del sector agroalimentario, como la innovación y la digitalización, porque «es el medio que permite al regadío un uso más eficiente del agua» así como el ahorro energético, «con la utilización de energías renovables que es absolutamente fundamental y el control de la agricultura de precisión». También ha destacado la importancia de que la inversión permita tener en Castilla y León explotaciones agrarias y ganaderas rentables porque «es la seguridad de que tendremos relevo generacional». Planas se ha mostrado optimista a este respecto y ha destacado que España se encuentra «en un nivel de competitividad muy alto». «En el último año hemos llegado a 61.300 millones de euros en exportaciones», ha incidido el ministro, lo que coloca a España como séptimo país del mundo. «De cada 100 unidades agroalimentarias que se compran y venden en el mundo cuatro son españolas»; ha detallado, lo que confirma que «nuestra posición es muy fuerte, hay que consolidarla y el regadío es una parte fundamental de todo ello». El ministro también ha hecho hincapié en el trabajo de Fenacore de cara al futuro del sector agroalimentario.

Por su parte, el consejero de Agricultura, Gerardo Dueñas, ha señalado que el Congreso Nacional de Regantes supone «la imagen fidedigna de lo que tiene que ser el regadío en el futuro, como parte esencial tanto del desarrollo rural como de la alimentación, porque a corto plazo la alimentación mundial va a tener que abastecer a 9.000 millones de personas, y necesitamos de verdad una estrategia de regadío que consolide el medio rural y la población». «Este congreso hace que el resto de la sociedad vea las mejoras tecnológicas, el ahorro y la eficiencia del sector y como consejería nos permite reivindicar al ministerio que somos la comunidad con menor superficie de regadío en función de la superficie global, que la cuenca del Duero tiene que tener una mayor regulación y que tiene que simplificar administrativa los temas ambientales», ha incidido el consejero, que ha añadido que sobre todo «necesitamos el apoyo económico para seguir realizando modernizaciones y nuevos regadíos para la comunidad».

Durante su intervención en la jornada de clausura del congreso de regantes, el consejero destacó que «la creación de nuevos regadíos o la modernización de los mismos son tradicionalmente una de las medidas más eficaces en la mejora de la competitividad de las explotaciones y por lo tanto del desarrollo rural».

El regadío se alza como la oportunidad de dar el relevo generacional al campo
Comentarios