lunes. 28.11.2022

Los regantes cifran en 19,1 millones el sobrecoste del ‘tarifazo eléctrico’

Medio millar de agricultores se concentran en Valladolid en protesta por las subidas.
Un momento de la concentración de los regantes de la Comunidad, ayer, en Valladolid.

Más de 500 agricultores se concentraron ayer ante las puertas de la delegación del gobierno en Valladolid para protestar por el constante incremento que ha experimentado el precio de la electricidad desde el 2008, año en el que se suspendieron las tarifas eléctricas especiales para el regadío.

Desde entonces, el sector del regadío cifra el sobrecoste asumido por los regantes de la Comunidad en un total de 19,1 millones de euros —8 de ellos en León— de los que tres corresponden al incremento en el precio de la tarifa el pasado mes de agosto del 125%. Además, a este ‘tarifazo’, como así lo califican, habrá que sumarle la subida del 2,7% aprobado para este mes de febrero.

Y es que según los datos de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore), en los últimos seis años la factura eléctrica se ha encarecido una media del 80% y en más en un 1.000% los costes fijos, aunque solo utilizan el servicio durante la campaña de riego.

Con estas denuncias bajo un brazo y con una serie de reivindicaciones bajo el otro, los agricultores, con el respaldo de las organizaciones agrarias, marcharon hasta colocarse frente a la subdelegación del gobierno rodeados de una banda sonora de silbatos, y petardos. ‘No al tarifazo eléctrico’, ‘ altos costes y bajos precios; ruina del regadío’ o ‘el campo se electrocuta’, fueron algunos de los lemas que aparecieron impresos en la multitud de pancartas que portaban los más de 500 regantes llegados desde todas las partes de la Comunidad.

Entre las reivindicaciones incluidas en el documento que entregaron a José Antonio Martínez Bermejo, subdelegado del Gobierno en Valladolid, dos de las principales fueron las de establecer contratos de temporada con distintas condiciones de suministro para un mismo punto de consumo sin penalizaciones, y la adaptación de la norma para que en un único contrato de suministro energético los consumidores puedan hacer dos modificaciones de la potencia contratada en el plazo de 12 meses.

«En plena campaña de riego, nosotros contratamos la máxima energía que necesitamos, y luego esa energía no nos la permiten bajar cuando terminamos de regar», explicó Ángel González Quintanilla, el presidente de la asociación de las comunidades de regantes de la Cuenta del Duero (Ferduero), la más grande de Castilla y León.

«Pagamos la energía que consumimos, pero hay unos costes tarifarios que los tenemos que seguir pagando durante todo el año y no estamos de acuerdo», añadió.

«Nuestra factura se divide entre un 45% de costes fijos, y el 55% del consumo de electricidad como tal. Estar condenados a pagar un 45% del coste del recibo sin regar no es lógico», describió Ángel González, quien afirmó que este hecho está dando «al traste» con algunas explotaciones agrícolas de regadío.

Para el presidente de Ferduero, este aumento en los costes de producción derivados del incremento en las tarifas eléctricas hace especial daño a los agricultores propietarios de las más de 140.000 hectáreas de regadío que han modernizado sus infraestructuras para cumplir con las exigencias de la Directiva Marco del agua que busca una mayor eficiencia en la utilización de este bien y un ahorro del 20%.

«Cuando una comunidad de regantes se moderniza, se empieza a gastar mucha más energía que antes porque la necesitamos para meter el agua en nuestras máquinas y ponerla a presión para poder regar», explicó Ángel González.

Los regantes cifran en 19,1 millones el sobrecoste del ‘tarifazo eléctrico’
Comentarios